El gobierno federal va con todo para desaparecer a la Sección XXII del SNTE

OAXACA0

Chutfes39

Por: Felipe Cruz García

 

En esta fiesta de la Guelaguetza, la máxima fiesta de los oaxaqueños, el mejor regalo de Gabino Cué para la Sección XXII, fue el decreto sobre la transformación del IEEPO.

Algunos dicen que al magisterio oaxaqueño lo agarraron como al tigre de Santa Julia, fue de sorpresa, aprovechando que los mentores andaban disfrutando sus vacaciones.

El gobierno federal finalmente decidió tomar al toro por los cuernos, porque era un clamor generalizado que le pusiera un alto al cártel de la 22, que desde hace 35 años ha cometido actos vandálicos con todo impunidad.

Sin-acdedes4Emilio Chuayffet fue claro y preciso al manifestar que la reforma educativa tiene que aplicarse en Oaxaca, quieran o no los maestros radicales, y como ejemplo de ello, con el absoluto respaldo de Gabino Cué, inició con la desaparición del Instituto Estatal de Educación Pública (IEEPO).

Ahora se comenta, los que integran la dirigencia del magisterio oaxaqueño, empezando con su máximo líder, Rubén Núñez Ginez, ya sienten pasos, el delirio de persecución les está afectando, que la Justicia ya los anda persiguiendo, para que paguen con cárcel todas las acciones delictivas que han cometido últimamente.

Bajo este contexto, indica que va en serio el asunto, Enrique Peña Nieto y Emilio Chuayffet, van con todo para desaparecer al magisterio oaxaqueño; mientras tanto, el gobernador Gabino, quedó en medio del asunto, porque el gobierno federal y el magisterio no lo quieren, todo por tener un carácter tibio, no como de un gobernante con decisión propia.

Sin embargo, el gobernador “democrático” , no es nada tonto, sí pensó en su futuro, de no ir a la cárcel, pacto con Peña Nieto, y de esta manera le dio la puñalada trapera a la Sección XXII, que ayer en su mensaje le recomendó que no le “jugara los testículos al tigre”.

Finalmente, el próximo lunes se espera la verdadera reacción del magisterio, será el termómetro para indicar hasta qué punto puede seguir imponiendo su ley del garrote en Oaxaca; sin embargo, como lo aseguran algunos analistas, el movimiento magisterial está en decadencia, ya está muy debilitado, seguramente ya dobló las manos, por lo consiguiente serán sometido por el gobierno federal, lo cual, será aplaudido por el pueblo de Oaxaca, que aguantó más de 35 años de marchas y plantones.