Homenaje a los primeros taxistas en Huajuapan de León

OAXACA0

strujanoPor:  Joel F. Gálvez Vivar/ Karol Joseph Gálvez López

Huajuapan de León, Oaxaca .-11 de agosto 2012.- En los años de 1968, como su se dejara mirar el alba de la mañana en el horizontes de las polvorientas calles de la gran Ñudee se miró surcar uno de los primeros ruleteros que ofrecía sus servicio de traslado a domicilio o en algún lugar en distanciado que había que llegar. Fue don Antonio Acevedo la primera persona se le ocurrió ofrecer los servicios de taxis en Huajuapan de León.


 

Así recuerda y sostiene doña Magdalena Martínez Cervantes, cuando Huajuapan de aquellos años, ‘nadie se imaginaba lo que ahora son los servicios de taxis; fue en 1968 cuando don Antonio Acevedo, vecino del barrio de Guadalupe, quien una mañana recorría las calles, aun no pavimentadas de Huajuapan, ofreciendo los servicios de llevar a domicilio, o algún otro lugar, donde había que llegar. Hoy la noble y sana intensión de don Antonio Acevedo, ha sido rebasado’.

‘Los huajuapanses, prosiguió, donde pues, íbamos a necesitar un coche para trasladarnos, muchos así lo pensábamos; más sin embargo, ya para 1969, seis coches brindaban servicios de taxi, encabezados por don Antonio Acevedo, don Félix Peral; a uno que le decían él mister’; Julio un señor de la Junta; Humberto Martínez Cervantes ‘El Capri’, fueron los pioneros del taxismo en Huajuapan de León’, sostuvo.

Años más tarde el hijo del señor Acevedo, tomó el volante de la primera unidad que manejara don Antonio, aseguro. Su parada era sobre la primera calle de Francisco I. Madero, entre el Parque Independencia y el atrio de la Catedral, ‘primeramente había ahí una refresquería ‘La Aurora’, seguida del ‘Club de Jóvenes Porfirianos’ liderada por don Juan Rojas; luego entonces como tercero estaba la parada donde hacía sitio los primeros taxis de Huajuapan, con la denominación de ‘Sitio Moctezuma’, resaltó Martínez Cervantes.

Al tiempo sostiene que ‘hasta que llego Enrique Camarillo, procedente de su natal Chila de Flores, Puebla; primera puso el negocia de tortillerías y lo andaba ofreciendo en el Mercado ‘Porfirio Díaz’, como en ese entonces apenas, comenzaban las máquinas de tortillerías; luego nos dimos cuenta que este señor Camarillo, se metió en lo del taxi, una empresa noble y digna que emprendiera el don Antonio Acevedo en 1968, y poco a poco Camarillo Gatica se hizo de los taxistas y de los servicios de transporte de alquiler en Huajuapan de León’, indico.

‘Sucesivamente se iba incrementando las unidades que como fuente de empleo fue muy bueno e importante en Huajuapan; luego entonces surgió una flota nueva del sitio Colón, aunque era competencia pero los servicios eran muy buenos, de trato amables al público usuario; se apreciaba la cordialidad que había entre ellos. Pero ya con el surgimiento de los de la CTM, liderado por Germán Ramírez López, en ese entonces hermano del Gobernador Heladio Ramírez López, la situación ya comenzó a teñirse de manera paulatina. Más sin embargo todavía era controlable la situación, se podía entenderse con los ahora llamados dirigentes del transporte’, recordó doña Magdalena Martínez Cervantes.

Pero en los primeros años, los pioneros del taxismo ‘era nobles, respetuosos, cordiales, debido a que todos éramos conocidos todavía, sabíamos de familias de los barrios y colonias de quiénes eran los ruleteros. Algo que el pasajero olvidaba, inmediatamente si regresaban al lugar de parada, ellos mismos regresaban las cosas en los domicilios, porque éramos conocidos, pero además había respeto y honestidad probada de las familias de Huajuapan de León. En nuestros días ya contaditos son los que se conocen y de su honestidad’, refirió.

Como un homenaje a los pioneros del taxismo en Huajuapan, dado que este 12 de agosto se festeja el día del ‘taxista oaxaqueño’, vale la pena, volver a sus raíces los trabajadores del volante, la honestidad, cortesía y amabilidad que se requiere en nuestros días, que el chofer sea atento con el pasaje todos los días y con ello estarán rindiendo el mejor homenaje a los primeros hombres del volante, a don Antonio Acevedo y los demás quienes sin ser gremios, organización alguno, demostraron compañerismo en el trabajo, de ellos nació la fuente del empleo de ser taxista para familias de Huajuapan de León’, concluyó.