En dos meses se dispara el precio de las verduras

OAXACA0

tomates32México, DF. (La Jornada), 07 de septiembre de 2015.-En los últimos dos meses, que coinciden con la mayor devaluación del peso frente al dólar en la historia del país, el precio de alimentos frescos no ha dejado de aumentar, incluidas las verduras que tradicionalmente han sido las más baratas y que registran aumentos que van desde 2 hasta 10 pesos por kilo, aseguraron dirigentes de mercados públicos.


 

Edgar Álvarez, quien dirige el Frente de Comerciantes Colaboradores del Servicio Público de Mercados de México, rechazó que la devaluación no haya influido en el aumento de precios como han asegurado dirigentes de organismos cúpula del sector privado y funcionarios del gobierno federal. “Por el contrario, los precios han aumentado hasta en un 30 por ciento en algunos productos pero en los mercados públicos tratamos de contenerlos”, comentó Álvarez y acotó también el clima influye en el movimiento de precios.

“La verdura está muy cara. Hace un mes el jitomate estaba a 10 pesos por kilo y ahora está a 20, el limón pasó de 6 a 25 pesos y la carne de 80 a 125 o 150 pesos. A una persona le puede salir más caro ahorita comer verdura que un bistec porque éste puede costarle menos de 20 pesos y por dos zanahorias, un chayote, dos jitomates y una lechuga tendrá que pagar 30 pesos”, ejemplificó a su vez José García González, presidente de la Federación Nacional de Comerciantes Similares y Conexos de la República Mexicana.

Los alimentos en general (frescos y procesados) subieron de precio 0.33 por ciento entre finales de junio y la primera quincena de agosto, cuando la inflación en general fue de 0.29 por ciento en el mismo periodo y en contraste con lo ocurrido durante el sexto mes cuando se abarataron 0.12 por ciento, indican los registros más recientes del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Por tipo de alimento, los que más se han encarecido desde que concluyó junio fueron las frutas y verduras ya que en conjunto subieron de precio 2.90 por ciento, el pan casi aumentó casi medio punto porcentual (0.46 por ciento) y los embutidos 11 por ciento.

Destaca el caso del jitomate que tiene más peso en la medición de la inflación respecto a otros productos debido a que resulta indispensable en la cocina mexicana. Por sí sólo el jitomate tipo saladette, el más popular en el país, subió de precio 14.77 por ciento de la segunda quincena de junio a la primera de agosto, según el Inegi. Posteriormente, en la última semana de agosto se disparó 36 por ciento respecto a la tercera semana de ese mes y actualmente se vende hasta 30 pesos el kilo al menudeo, de acuerdo con el Sistema Nacional de Información e Integración de Mercados (SNIIM) y la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco).

El SNIIM atribuyó el alza del jitomate a las “afectaciones ocasionadas por las lluvias” y previó que como la gente redujo su compra por el previo ello “podría contribuir a moderar la tendencia alcista” que ha registrado, pero al mismo tiempo advirtió que “no se descarta observar otros ajustes al alza ya que no se espera alguna recuperación del abasto”.

Otros productos que se encarecieron más a finales de agosto fueron la calabacita italiana en un 16.67 por ciento, el chile de árbol 21.5 por ciento, el serrano en 10 por ciento, el limón y la cebolla 3.45 por ciento, el plátano en un 46 por ciento y el melón hasta 37 por ciento, según el SNIIM.

Los aumentos en los alimentos, dijo Edgar Álvarez, no han sido trasladados totalmente a la gente para evitar que se reduzca más el consumo ya que a la fecha las amas de casa optan por comprar medios kilos para que les alcance el dinero, asi que los comerciantes y las cocinas económicas de los mercados han absorbido la mayor parte del alza. En estas últimas la comida corrida subió entre 5 y 15 pesos, al pasar de 35 pesos en su versión más económica a 40, 45 o 50 pesos, aunque su costo puede llegar a 60, agregó.