Recuerda Tuxtepec inundación del 44 en su 71 aniversario

OAXACA0

recordosTuxtepec, Oax.- Después de 71 años de este suceso que marcó para siempre la historia de lo que entonces era solamente un pueblo agrícola principalmente platanero, la autoridad municipal y la ciudadanía recuerda la brecha que dividió al Tuxtepec de antaño con el del renacimiento y crecimiento.

 

Ayer miércoles se recordó un aniversario más para homenajear a todas esas personas que perdieron la vida debido a este hecho catastrófico que ha quedado grabado en la memoria de las familias Tuxtepecanas, y que con el paso del tiempo ha pasado sus historias de generación en generación.

Fue así, como autoridades municipales, instituciones educativas y ciudadanía en general asistieron al acostumbrado homenaje y ofrenda floral en el parque Cincuentenario, donde se encuentra un monumento a los héroes desconocidos que sin detenerse a pensar en su propio bienestar se arriesgaron por el prójimo, de igual forma posteriormente se realizó una caminata hasta el monumento a Don Francisco Rodríguez Pacheco, quien sin duda formó parte fundamental de este momento histórico y que al igual que muchas otras personas veló porque Tuxtepec y sus ciudadanos lograran ponerse en pie y salir victoriosos ante esta abatida.

“Es importante que las nuevas descendencias sepan la historia de su municipio, de un Tuxtepec que se vio devastado pero que con fuerza y perseverancia y en conjunto de manos amigas, emergió de las aguas del glorioso Río Papaloapan”, señaló en su discurso Manuel Rodríguez Rodríguez Regidor de Educación, Cultura y Deportes.

“Cada año honramos todas esas vidas perdidas, así como a los sobrevivientes y a todas las personas que ayudaron a levantar a nuestro municipio que sufrió un quebranto de millones de pesos en lesiones materiales, cerca de 500,000 hectáreas afectadas e innumerables vidas derramadas”, agregó.

Por su parte, Francisco Samuel Hernández Oropeza Regidor de Hacienda señaló la gratitud que Tuxtepec tiene hacia el estado vecino, Veracruz, que rápidamente prestó el auxilio y la ayuda humanitaria necesaria ante este hecho que fue verdaderamente doloroso y desgarrador, y que causó tantas horas de incertidumbre, hambre y desesperación.

“El agua podrá haberse llevado casas, comercios, edificios, cultivos e incluso vidas humanas, pero lo que no se pudo llevar es a un pueblo que hoy es una ciudad que Renace”, concluyóHernández Oropeza.