Dos de cada tres jóvenes de América Latina no asumen que “no es no”

26 julio, 2018 OAXACA0

(El País).-Está en las letras del cantante colombiano Maluma y en las conversaciones de pandilla. “Estoy enamorado de cuatro babys/ Siempre me dan lo que quiero/ Chingan cuando yo les digo/ Ninguna me pone pero”, reza el estribillo de su tema Cuatro babys. Es el imaginario que cosifica a las mujeres, las juzga por como visten o por lo que beben y normaliza la violencia contra ellas. Ideas que se transmiten desde la música, las redes o las amistades y calan entre los jóvenes de América Latina. Dos de cada tres no tienen claro que el no es no: las mujeres se hacen las difíciles, dicen no cuando quieren decir sí. La gran mayoría (86%) no intervendría si un amigo le pega a su novia, según una macroencuesta presentada este miércoles.

“Es un algo que tienen en su cabeza y reproducen en sus comportamientos”, explica Belén Sobrino, directora del informe Rompiendo moldes: transformar imaginarios y normas sociales para eliminar la violencia contra las mujeres, de Oxfam Intermon, que analiza a jóvenes de 15 a 25 años con más de 4.000 encuestas a personas de áreas urbanas y con estudios medios y universitarios de ocho países de América Latina: Bolivia, Colombia, Cuba, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y República Dominicana. Más del 80% señala que ellos pueden tener relaciones sexuales con quien quieran, pero ellas no. Y tres de cada cuatro ven incorrecto que una mujer aborte en caso de un embarazo no deseado.

El trabajo, presentado este miércoles en Bogotá en unas jornadas sobre cómo contar las violencias machistas a las que ha sido invitado EL PAÍS, analiza cómo se comportan y qué piensan los jóvenes en una región con las tasas más alta de embarazos adolescentes (73,2 por mil) y donde fueron asesinadas 1.831 mujeresen 2016 por el mero hecho de serlo. Y pone el foco en la prevención “que empieza con el rechazo y cambio de mirada de ciertos imaginarios y normas sociales nocivas que reproducen y alimentan una violencia totalmente instalada” entre la juventud, explica Sobrino. Aquí algunos de esos imaginarios:

Me vigila el móvil porque me quiere

Para la gran mayoría de las chicas encuestadas no supone violencia que les vigilen los móviles y las redes sociales, con quién se relacionan o cómo visten. Seis de cada 10 menores de 20 años y cuatro de cada 10 chicas justifican que los celos son parte del amor. El informe no alude a España, pero trabajos previos muestran que las percepciones no son tan distintas. El barómetro de noviembre de 2017 de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD) reflejaba que los jóvenes españoles tampoco consideran violencia de género cuestiones como vigilar el móvil o los celos. Uno de cada cuatro veía además la violencia como una conducta “normal” dentro de la pareja.