Efervescencia en la festividad de Yucuñuti

OAXACA0

Texto: Joel F. Gálvez Vivar

Fotos: Karol Joseph Gálvez López

fiesta chica ddYucuñuti de Juárez, municipio de Tezoatlán de Segura y Luna, Huajuapan de León, Oaxaca, México: 19 de Febrero de 2017.- El alba de la friolenta mañana de este domingo 19 asomaba, la tuene luz queriendo brillar, un puñado de devotos, peregrinos y visitantes, subiendo la cuesta unos en las faldas de los cerros que merodean al frondoso Yucucati, el enigmático cerro monumental, símbolo e identidad del poblado de Yucuñuti.

Subiendo van hacia el santuario, asentado a una altura considerable de gran cerro que forma parte de yucu co’o (cerro de culebra), precisamente donde fuese construida una capilla en honor a San Sebastián Mártir, en cuyo interior aguarda el tronco del encino que en cuyas ramas apareció el crucifijo en el que fuese encarnado la milagrosa imagen que hoy veneran los Yucuñutenses.

Cuando ya aclaro sobre la faz de la tierra, la feligresía presurosos fueron llegando al Santuario, unos a pie tierra, otros a bordo de unidades de motor, pero todos con devoción y fe hacía la imagen de la monumental imagen de San Sebastián Mártir. En tanto el señor cura Epigmenio Martínez, quien a la llegada del contingente del contingente de la feligresía inicio con los servicios de la eucarísticos.

El firmamento en ocasiones nublosa y con claros rayos del sol, los pajarillos con sus canticos llenos de ternura y gozo, también agradeciendo al supremo creador por el nuevo día, víspera de la festividad en honor al Santo Patrón San Sebastián Mártir.

Mientras que, al regresar al pueblo, fue desarrollado una gran calenda recorriendo las principales calles de la comunidad, tocando los cuatro barrios que conforman el núcleo poblacional. San Miguel, El Rosario, Guadalupe y Santa Cruz, la comitiva encabezada por la autoridad municipales, en coordinación con la alcaldía constitucional, comisionados y representantes de cada evento fueron aportando lo correspondiente.

Torito de luces, la danza de los diablos, así como un toro que lazado llevaban consigo los comisionados del jaripeo, además de sendas coheterías anunciado al mundo y a los pobladores circunvecinos que Yucuñuti está de fiesta, al tiempo invitándolos a ser partícipes de los eventos religiosos y profanos, además de los deportivos.

Bandas de música de viento acompañan la gran calenda, los bailarines de la danza de los diablos en todo su esplendor realizan hazañas en colorido evento que reúne a los pobladores de la festividad, es hora y ocasión de convivencia en hermandad entre los hombres ‘Ñani c acu dhió’ (seamos todos hermanos).