La ONU destaca el tema para éste año “Las mujeres en un mundo laboral en transformación: hacia un planeta 50-50 en 2030”

OAXACA0

El mundo laboral está en transformación, con implicaciones significativas para las mujeres. Por un lado, la globalización y la revolución digital y tecnológica crean nuevas oportunidades, al tiempo que la creciente informalidad en el trabajo, la inestabilidad en las fuentes de ingreso, nuevas políticas fiscales y comerciales, y el impacto ambiental ejercen un papel decisivo en el empoderamiento económico de las mujeres.

En 2015, líderes de todo el mundo adoptaron los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), colocando la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres en una posición central de la Agenda 2030. El cumplimiento de estos objetivos, que incluyen -entre otros- la eliminación de la pobreza, la promoción de un crecimiento inclusivo y sostenible, la reducción de las desigualdades entre y al interior de los países y la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres, pasa necesariamente por realizar el pleno potencial de las mujeres en el mundo laboral.

El Día Internacional de la Mujer representa una fecha de reflexión sobre los avances y desafíos para asegurar el ejercicio de los derechos humanos de las mujeres. El origen de esta fecha se encuentra en las manifestaciones de las mujeres que particularmente en Europa y Estados Unidos de Norteamérica, exigían a inicios del siglo XX el derecho al voto, mejores condiciones de trabajo y la igualdad de género. Por ello, la Dirección General de Población de Oaxaca se suma a esta conmemoración aportando algunas estadísticas de la participación de las oaxaqueñas en la economía estatal.

Ocupación y Empleo

Según los principales resultados de la Encuesta Intercensal 2015, publicados por el INEGI, la tasa de participación económica de las mujeres oaxaqueñas es de 25.2, mientras que en los hombres es de 61.6, siendo notoria una menor participación de las mujeres en el mercado laboral.

De cada diez personas económicamente activas en Oaxaca que se encuentran ocupadas, cuatro son mujeres y seis son hombres.

La rama de actividad económica en la que hay mayor participación femenina en Oaxaca se encuentra en los sectores comercio (66.5%), servicios (65.6%) e industria manufacturera (60.7%); y en las que menos participan las oaxaqueñas son en la construcción (2.9%), transportes y comunicaciones (5.2%) y en actividades agropecuarias (14%).

Promedio mensual de Ingresos

De acuerdo con cifras publicadas por el INEGI de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del cuarto trimestre de 2016, el ingreso mensual promedio de las mujeres ocupadas fue de 3 mil 400 pesos, mientras que para los hombres la cifra aumenta a 4 mil 700 pesos; es decir las mujeres ganan en promedio mil 300 pesos menos que los hombres.

Las mujeres oaxaqueñas registraron una tasa de informalidad laboral del 80.7% en comparación con la media nacional que fue del 57.7%

Población asalariada que recibe prestaciones laborales

Partiendo de la información publicada por la Encuesta Intercensal 2015, podemos saber en qué medida las trabajadoras asalariadas reciben beneficios adicionales a su salario, en este caso son las mujeres las que registraron mayor porcentaje que los hombres. De cada diez mujeres asalariadas, seis reciben prestaciones laborales a diferencia de los hombres que de cada diez asalariados solo cuatro las reciben.

Desocupación

La tasa de desocupación de la población económicamente activa entre los 15 y 29 años afecta más a las mujeres con el 4.2% mientras que para los hombres fue del 2.6%

Trabajo no remunerado

El trabajo no remunerado hace referencia a las actividades cotidianas que se realizan

para beneficio propio o de algún miembro de la familia o de cualquier otra persona, sin

recibir una compensación monetaria. La importancia del trabajo no remunerado es que forma parte fundamental de la vida económica de una sociedad, por ejemplo el cuidado a terceros, limpieza de la casa, lavado de ropa, preparación de alimentos, atender a personas enfermas o con discapacidad.

En este tenor, el porcentaje de oaxaqueñas que realizan actividades no remuneradas es del 66.3, en comparación con un 33.7 de los hombres. La desigualdad también se detecta fácilmente con base en el promedio de horas a la semana que las mujeres dedican a cada actividad: mientras que los hombres destinan en promedio 19 horas semanales al cuidado de personas sanas menores de quince años, las mujeres dedican 39; por otro lado, para atender a personas con discapacidad, las mujeres dedican 26 horas, en contraparte los hombres invierten solo 16 horas.

De acuerdo con un informe del Secretario General de Naciones Unidas, aunque el trabajo no remunerado no se toma en cuenta en las estadísticas económicas, la labor de las mujeres tanto en el mercado productivo como el trabajo no remunerado es sumamente importante, de manera que cuando es valorado adecuadamente se puede conocer su peso para la fuerza laboral del país. Es así, que el trabajo doméstico en México, en el que predomina la participación de las mujeres, representa el 22% del PIB del país, que se suma a la importante participación de las mujeres en el mercado productivo nacional.

El mismo informe señala que en algunos países en desarrollo existe evidencia de que el trabajo doméstico aumenta en las mujeres cuando éstas se casan o cuando tienen hijos, mientras que el mismo indicador disminuye en los hombres que contraen matrimonio, y no cambia cuando tienen hijos. Lo que significa un elemento entrópico para lograr la equidad en el mercado laboral.

Esta radiografía sociodemográfica nos invita a tomar acciones tanto a los servidores públicos como a los ciudadanos, sobre todo para generar un cambio de actitud en el que mujeres y hombres tengamos una participación más equitativa en todos los aspectos de nuestra vida diaria.