Nudo Mixteco

OAXACA0

huajuhuajo2Por: Joel F. Gálvez Vivar

Fotos: Karol Joseph Gálvez López

‘A riesgo de provocar enojos y la inconformidad de algunos sectores’

A escasos días de cumplirse un mes en que Manuel Martín Aguirre Ramírez, sobrino-nieto del ex-gobernador de origen mixteco Heladio Ramírez López; asumió la gobernación del ayuntamiento del municipio histórico de Huajuapan de León, Oaxaca, surge la incógnita sobre el rumbo que tomará su administración, toda vez, que el grueso de empleados de confianza que estuvieron durante la gestión del ayuntamiento cesante que presidiera Luis de Guadalupe Martínez, aún siguen laborando en el actual ayuntamiento, casi ninguno del departamento de tesorería fueron movidos, inclusive los que manejaron efectivos, constantes y sonantes, que estuvieron al pendiente  para cubrir los gastos que fuese necesario realizarse; causando diversos interrogantes entre los gobernantes sobre este particular.

 

Igualmente sucede con funcionarios y empleados de primer nivel exportados, además  del resquicio político de ex munícipes que conforman el círculo cercano al munícipe huajuapense; pudiese ser por el periodo corto de la administración que es de dos años y no quisiera desgastarse en lides estériles, cuando el municipio demanda justicia en sus grandes necesidades, como seguridad pública, agua potable, educación, salud, fuentes de empleo, entre otros.

 

Pero necesario es fijar el punto de partida de una empresa pública, como es el Ayuntamiento municipal y no esperar hasta que llegue los cien días tradicionales de gobierno para gritar a los cuatro vientos, el eje sobre el cual fincará la gobernabilidad, cuando la pobreza extrema, la corrupción van en crecimiento al ritmo del vapor, porque no se ha marcado aún lineamientos a seguir; lo que hace urgente fijar una postura personal de gobernante, responsable político y legal de los cerca de cien mil habitantes de esta municipalidad.

 

La jovialidad no es ni esperanza ni desconfianza, pero es necesario marcar el principio de autoridad para que nadie se sienta con más poder que el propio munícipe, puesto que ha habido concejales que ya han hablado hasta de más, cuando la realidad de las cosas al tiempo se van acomodando, entonces necesario es que tomen medidas pertinentes, porque no vaya ser que se esté escupiendo al cielo y al final del día pueda tener graves repercusiones en la persona e investidura de primer concejal.

 

La buenas intenciones se deben ir ya dándose a conocer, es deber del gobernante hacerse no solo notar, sino actuar con toda oportunidad, puesto que no todo consiste en quejarse, en lamentarse de que no les fue entregado todo en el acto de entrega recepción cuando se realizó el cambio de personas en la investidura de autoridad, se aprende sobre la marcha, pero para aplicarse no tiene justificación alguna, entonces es preciso analizar concienzudamente sobre cada pronunciamiento; además cuando hay ganas de trabajar por la sociedad, no se debe de escatimar esfuerzos para emprender la jornada, las lamentaciones no traen nada, ni resuelve nada, la empresa proveerá de lo necesario, así irá fructificando a la medida en que se tenga que trabajar.

 

Es importante poner orden y respeto a la investidura de autoridad, pero más está irá ganándose a la medida en que se alcanzan los objetivos, por ello es necesario dar el mejor esfuerzo, preguntar si es necesario cuando no se sabe o se ignora respecto a cómo redactar un oficio o una solicitud, y no confianza a ciegas en personal administrativo que ya tienen no solo experiencias sino hasta mañas en el este quehacer, cuando los concejales carecen de conocimiento y experiencia en el ejercicio público, quizás por ello la conservación de la plantilla laboral, la vieja guardia impera y el reciclaje de ex-munícipes que en los municipios que gobernaron están sumisos en miserias extremas y alto índice de corrupción.

 

Los huajuapenses fincan su esperanza en su jovial munícipe, pero también, llega el momento de la desesperanza que humanamente puede fallar, caer en errores garrafales, pudiese caer en las tentaciones y la embriaguez del poder, de ahí la necesidad de los sabios consejos del tío-abuelo, el autodenominado ‘hermano mayor de los mixtecos’ Heladio Ramírez López, el indomable indígena de Santa María Ayú.

 

Mientras eso ocurra el ex-munícipe Luis de Guadalupe Martínez, se prepara con pasos firme para asumir la dirigencia estatal del partido, si del partido no solo por la mitad, sino que en muchos pedazos el PAN; igualmente sigue vigente en los medios ya para bien o para mal, pero lo esencial es que su proyecto de gobierno municipal cuajó fuertemente en la sociedad que no pueden ni deben olvidar, entonces para superarlo el actual ayuntamiento tiene que hacer tres veces, lo que hizo el panista Luis de Guadalupe Martínez, lo que consideran bueno y malo, para marcar la diferencia, ser buen o mal gobernante; o ser grande, experimentado y colmilludo político, a la usanza.

 

Pesa la sombra de Luis de Guadalupe Martínez, es político astuto, hábil y noble maestro universitario; fedatario, abogado y panista por convicción, ha dado batallas en buena lid, profundo conocer de las reglas de competencias, superarlo se necesita no solo agallas, se requiere decisión y valor, porque el panista es político de altura y a ello se apresta. Por ende el jovial alcalde huajuapense Manuel Martí Aguirre sabe de ello, entonces estará en la encrucijada de arriesgarse a darlo todo, o contemplar el paso de los triunfadores, Huajuapan demanda y merece mejores condiciones de vida y de sana convivencia.

 

En hora buena profe Martín Aguirre, así le llaman los que esperan mucho de su esfuerzo, la nobleza debe manifestarse a satisfacción, el esfuerzo y el trabajo todo lo vence, noble caballero a la lid que la patria chica espera…!

Jaque Mate: Cargo al buey, no, era el torito de luces, que por ser día del santo patrón de los periodistas San Francisco de Sales, ella cargó el torito de luces, pero ellos dijeron, cargo al buey, era torito de luces, no, es buey, buey, buey. Hasta la próxima entrega.