Se hunde el barco del cuestionado gobernador Manuel velasco

OAXACA0

 

coeelo

 Chiapas.—–Triste cuando del barco hundiéndose solo se le ve la nariz.
Me refiero al barco de Manuel Velasco, del que ahora todos los que allí se subieron a comer y hasta a robar, juran por su progenitora que nunca estuvieron; bueno algunos de esos perjuros ni madre tienen.

 

Manuel Velasco está mas solo y abandonado a su suerte que cualquier mendigo huérfano.
Todos aquellos que les dio de comer, les pagó viajes de lujo, les dejó robar, le voltean la espalda y si lo abrazan aún, es para ensartarle la puñalada trapera; bueno, es tanta su soledad que ahora hasta sus fieles lacayos lo dejan y lo dejan y lo traiciona .