Sicarios matan a 5 y lesionan a 19 en un velorio en Zacatecas

OAXACA0

Fresnillo, Zac. (La Jornada).- Cinco personas murieron y 19 más resultaron heridas cuando los integrantes de un comando arribaron a la funeraria La Finca, en la ciudad de Fresnillo, y abrieron fuego indiscriminadamente contra quienes velaban los cuerpos de dos personas. Las cinco víctimas del ataque fueron identificadas por la Fiscalía General del Estado como: Gerardo, de 56 años, Jorge Luis, de 42, y Gerardo, Daniel y Ana Karen de 23 años de edad.

La agresión ocurrió alrededor de las 22 horas del domingo, cuando decenas de familiares y amigos velaban a dos hombres que fueron acribillados a tiros la noche del sábado en el bar La Milagrosa, de la avenida Huicot -en ésta misma ciudad de Fresnillo-, lugar en el que de forma similar, hombres armados irrumpieron a tiros, dejando además heridas a otras dos personas.

De acuerdo con el testimonio de los familiares de las víctimas del ataque, a bordo de una camioneta “cerrada” de color claro, arribaron intempestivamente los sujetos armados y se detuvieron justo frente al inmueble de la funeraria, ubicado en el cruce de las calles Gabriel Lugo y Parque Lagunilla, casi a espaldas del Mercado Oriente.

Sin mediar palabra alguna, al menos tres pistoleros, quienes portaban armas largas y cortas, comenzaron a disparar contra todas las personas, entre quienes se encontraban hombres, ancianos, mujeres y niños. Tras el artero ataque, los sicarios huyeron del lugar sin que nadie se les opusiera.

En medio del estruendo por el tiroteo algunas personas comenzaron a correr hacia la calle, para no quedar encerrados en el tiroteo. Por decenas de metros las banquetas aledañas a la funeraria quedaron llenas de sangre, incluso con charcos de líquido hemático, que la mañana de este lunes mujeres del lugar intentaban limpiar tallando con escoba y muchas tinas de agua.

A pesar del estruendo y de ubicarse en una zona relativamente céntrica de esta población, ninguna corporación de seguridad pública acudió al sitio, sino hasta que, casualmente, aseguraron algunos de los familiares, “iba pasando por la otra calle una patrulla, y la paramos para visarle de la balacera aquí en la funeraria”.

Fue en ese momento que se montó un enorme despliegue de seguridad pública en el lugar, y llegaron al sitio no menos de treinta patrullas de la Policía Estatal Preventiva, de la Policía Ministerial, de la Policía Federal y de la Policía Municipal, así como varias ambulancias de Remeza y Cruz Roja, que no se daban abasto para atender a los heridos, tendidos en la funeraria algunos, y muchos más en plena calle.

Fue hasta la mañana de este lunes, que el gobierno del estado informó del saldo oficial del ataque armado: cinco personas muertas y “al menos 17 heridas”. Familiares y amigos de las víctimas confirmaron que fueron 19 las personas lesionadas. Todos los heridos fueron trasladados al hospital de zona del IMSS así como al Hospital Regional de Fresnillo. En ambos nosocomios se montaron guardias con policías estatales, para evitar cualquier nuevo ataque a los lesionados.

Los policías estatales y municipales abandonaron la funeraria, en cuanto personal del Instituto Zacatecano de Ciencias Forenses levantó los cadáveres y ya no había más lesionados en el lugar. Los dos cadáveres en sus respectivos ataúdes, quedaron literalmente abandonados en el lugar. Ni siquiera el personal de la funeraria siguió en el lugar, por temor a un nuevo ataque, hasta el amanecer de este lunes.

Todo mundo acudió a ver por sus familiares y amigos a los hospitales o a las instalaciones del Servicio Médico Forense, a identificar y recuperar los nuevos cinco cadáveres.

La mañana de este lunes las banquetas de la funeraria y casas aledañas lucían recién lavadas, aunque el agua que corría aún estaba teñida de rojo. En las puertas de metal de la funeraria, se observaban varios boquetes de los disparos de arma de fuego.

Los sicarios podía observarse, dispararon directo contra las personas presentes, pues no había “lluvia” de disparos sobre paredes y techos, como ha ocurrido en otras escenas del crimen.

En un comunicado de prensa oficial, se informó que “por instrucciones del Gobernador Alejandro Tello Cristerna, el Grupo de Coordinación Local (de Seguridad Pública), desplegó en el municipio de Fresnillo un amplio operativo de seguridad, tras registrarse una agresión contra personas que acudían a un velorio en una funeraria… autoridades de los tres niveles de gobierno, participan en el operativo de seguridad que fue puesto en marcha en el momento que se reportó la agresión y que tiene como finalidad tratar de ubicar a los agresores”.

Sin embargo en un amplio recorrido de varios medios de comunicación por la ciudad de Fresnillo, esta misma mañana de lunes, no pudo observarse ningún operativo, ni una sola patrulla de corporaciones estatales en toda la zona urbana.

Tampoco había resguardo en la funeraria La Finca, donde únicamente cinco personas, cuidaba los dos cadáveres de sus familiares, víctimas del ataque al bar La Milagrosa, ocurrido la noche del sábado. Temerosos esos sí, de que en cualquier momento nuevamente arribaran sicarios al lugar.

En entrevista de radio, la mañana de este mismo lunes, el Gobernador Alejandro Tello Cristerna, intentó deslindar a su administración de la ola de violencia (que incluyó 11 muertos y cuatro personas heridas sólo el pasado sábado 13 de julio), al afirmar que en el caso del ataque a la funeraria, las autoridades no son responsables:

“Porque ni la Policía Estatal le puso el arma al asesino que fue a lastimar a otra persona, ni lo hizo un actor político, ni una autoridad. Lamentablemente la sociedad está lastimando a la sociedad, y tenemos que ver de sus orígenes que está pasando, y buscar una solución”.

El gobernador Alejandro Tello también reveló escuetamente que la misma noche de ayer domingo se detuvo a dos sospechosos de ser los sicarios que atacaron la funeraria. Pero esa información no se dio a conocer en el boletín de prensa ni la confirmó la Fiscalía General del Estado.