Tienden Benjamín Robles y Yucuita un puente de ayuda a “Dreamers”

OAXACA0

yucuitayucuita2yuicuita3Contra la política criminal y xenofóbica de Donald Trump, el senador Benjamín Robles Montoya fue portavoz del apoyo incondicional de San Juan Yucuita en el encuentro con la comunidad migrante en Phoenix Arizona, con quienes unió lazos de hermandad en beneficio de los “dreamers”.

Previo a esta reunión, en Yucuita, población de la región Mixteca, convocó a la unidad y logró el respaldo de las familias para los paisanos y paisanas que radican en Estados Unidos.

 “Ayúdenme a ser un puente de comunicación entre sus familiares que están allá viviendo en estados Unidos en distintas ciudades, organizándonos para que no abusen de ellos, no violen sus derechos que tienen a pesar de ser indocumentados, buscan crear una red de información y comunicación para que nuestros paisanos que están allá, sin enfrentan algún problema, de deportación, rápidamente podamos apoyarles”, asentó.

Este mensaje lo compartió con los connacionales que radican en Arizona, durante la reunión que sostuvo con migrantes como parte de la comisión plural de senadores de la estrategia “Operación Monarca”.

Acompañado de un bloque de legisladores y funcionarios del gobierno de Oaxaca, Benjamín Robles escuchó atentamente los testimonios de sus paisanos y paisanas que han luchado para que los “dreamers” triunfen en ese vecino país, que ahora se ha complicado con Trump en la Presidencia.

Este es el caso de una madre de familia que llegó a Estados Unidos hace décadas, quien tuvo que vencer obstáculos para apoyar a su hijo en sus estudios. Por motivos de seguridad, se llamará Rosa.

Narró que cuando su hijo entró a la High School-la etapa escolar después de la primaria-le cuestionaron su condición de ilegal, lo que era motivo de discriminación, sin saber qué responder.

Así contó su historia:

“Mi hijo mayor quiso renunciar  a sus sueños por ser ilegal, pero lo motivé para que estudiara al triple, se pasaba noches enteras leyendo libros. Me la pasaba limpiando oficinas de abogados y me dije si algún iba a ver a mi hijo convertido en todo un abogado”.

“Le echó ganas, se graduó de la High School con honores, con beca entera… A puro burritos, leche y aguas de sabor terminó sus estudios. Yo, trabajaba dos turnos”.

“Él, después, batalló para conseguir su beca y estudiar la universidad. Lo apoyé para que lograra su sueño, me puse a realizar eventos, me sumé a organizaciones”.

“Nos pasábamos noches enteras en el frío, abogando para que nuestros hijos pudieran estudiar; como madre, me importa mucho la educación, porque si un hijo no está educado, está atrasado”.

“El caso es que ahora mi hijo es un abogado y tiene su esposa”.

El profesionista que luchó para salir adelante y ser un abogado, dijo su madre, fue uno de los iniciadores del movimiento de los “dreamers”. Hoy en día, refirió que es una gran labor que necesita de mucho apoyo para que otros jóvenes tengan la misma oportunidad de culminar sus estudios.

Ante la preocupación sobre una posible deportación, Benjamín Robles habló sobre la iniciativa de ley que ayudará a los “dreamers” y que se está revisando en el Senado de la República.

Se trata de una iniciativa preferente en materia educativa para migrantes repatriados. “¡Sí hay que prepararnos para una deportación masiva, pero también debemos defender a nuestros connacionales allá!”, puntualizó.