“Allá abajo soy muy peligroso”, advierte Muñoz Ledo

OAXACA0

Nada, hasta que llegó el mensaje a sus compañeros de Morena, donde la secretaria de Gobernación puso de manifiesto que las formas para que el partido, y por consiguiente él, se mantuviera seis meses más a la cabeza del máximo órgano de gobierno del legislativo, estaban afectando al Ejecutivo.

La llamada fue apenas una de las gotas que derramó el vaso y que llevó a Muñoz Ledo a retirarse de la presidencia, pero no del Congreso. Pero asegura en entrevista que “no fue una causa-efecto, no fue un manotazo” del presidente de la República.

Se retira de la presidencia de San Lázaro porque, sostiene, “no quiero enfrentarme al Ejecutivo ni quiero que se prologuen los desmanes en la cámara”.

Hila advertencias y adelanta sentencias: “Yo le pido a Olga que no vuelva a caer en la tentación de influir sobre la vida de la Cámara de Diputados, porque yo no soy Belisario Domínguez, no me cortaron la lengua.

“Les recuerdo a quienes no les gusta mi actuar en la Cámara de Diputados que a mí no me han cortado la lengua –enfatiza–, me la han fortalecido, porque ahora no represento la unidad de la Cámara sino mi propio pensamiento”.

(Fragmento del reportaje especial publicado en Proceso 2236, ya en circulación)

Retomado de periódico Proceso