América avanza a semis tras vencer a unas Chivas sin oficio

Uncategorised0

AMERICAS2CIUDAD DE MÉXICO, (Excélsior), El América consolidó su categoría de favorito al título del Clausura 2016 con una victoria de 2-1 sobre las Chivas que lo colocó en la ronda de semifinales. El pase resulta por demás dulce para el once azulcrema en un clásico nacional en el que sudó frío durante más de 60 minutos debido al buen accionar de un oponente que igual hizo los méritos para avanzar, pero que acabó por enseñar su falta de oficio.

A diferencia del juego de ida, esta vez fue un clásico en todo su esplendor con dos rivales que no escatimaron en la búsqueda del arco contrario.

Pero entre los dos oponentes comenzó mejor el equipo rojiblanco, que pudo controlar el balón con una frescura e intensidad destacables. Le dio un tránsito acorde ante la sorpresa del once local, al grado de que le dio para tomar la ventaja temprano en el duelo.

Fue en el minuto 9 cuando Carlos Peña generó el contragolpe que acabó en gol. Después de llevar el cuero, abrió a Carlos Cisneros para que habilitara a su vez a un Orbelín Pineda que se encontraba solo. Con los espacios abiertos, el refuerzo del Rebaño Sagrado sacó un tiro con la diestra que acabó por mover las redes.

Chivas intentó manejar esa ventaja, aunque enseñó que ha olvidado cómo se juegan las liguillas. Dejó crecer a las Águilas, les entregó por completo el juego y se pertrechó para olvidarse de casi todo lo que lo llevó a adelantarse en el marcador. Un regalo demasiado seductor para el cuadro de casa, que acabó por igualar el marcador con un penal cobrado por Osvaldo Martínez, en el minuto 27, después de que fuera derribado Carlos Darwin Quintero por Jesús Sánchez.

Sólo así, con el juego igualado, el Rebaño se atrevió a avanzar más allá del medio campo nuevamente e incluso tuvo la posibilidad de retomar la ventaja después de que Hugo González derribara a Orbleín dentro del área.

Sin embargo, Carlos Peña, que había sido uno de los mejores hombres en el terreno de juego, puso el balón en el travesaño en el cobro del penal.

América, sin embargo, fue el que encontró la ventaja en el marcador en un contragolpe iniciado por Miguel Samudio, en el minuto 64.

El paraguayo abrió a Quintero, que con base en su velocidad se escapó por la banda izquierda para servir desde ahí a Oribe Peralta, que sólo empujó el balón.

Un gol matón que resolvió la serie y acabó con el sueño rojiblanco de arruinarle el festejo del centenario a su cada vez más odiado y ganador rival.