Astillero

OAXACA0

El estelar subsecretario de Salud, Hugo López Gatell, fue enfrentado ayer con acritud por senadores opositores al verdadero destinatario de la acometida, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) y sus políticas frente a la pandemia mundial por Covid-19.

El crecimiento político y mediático del epidemiólogo chilango de 51 años fue proporcionalmente correspondido por legisladores que tuvieron como figura dramática central a María Lilly del Carmen Téllez García, la sonorense de 52 años que ha hecho carrera como conductora de programas en Televisión Azteca y llegó al Senado de la República por invitación del entonces candidato presidencial López Obrador, a nombre de Morena, aunque nunca se afilió a este partido, cuya bancada senatorial abandonó el 14 de abril de este año, luego de un proceso de distanciamiento y confrontación que la llevó a adscribirse a los escaños del Partido Acción Nacional.

Gatell, como es conocido el médico que ha sido vocero, explicador y defensor de las políticas sanitarias ante el coronavirus, estuvo ayer en el Senado para una comparecencia en la que panistas, emecistas (entre ellos Verónica Delgadillo) y antiobradoristas en general le acusaron en tonos altos, incluyendo referencias de presunta culpabilidad mortuoria por los registros acumulados de la pandemia.

En defensa de las políticas sanitarias obradoristas y de la gestión de López-Gatell destacó la morenista guanajuatense Malú Micher, quien llegó a una situación tensa con la citada Téllez, a tal grado que el también morenista, pero de Nayarit, Miguel Ángel Navarro, presidente de la anfitriona Comisión de Salud del Senado, prefirió dar por terminada la sesión al considerar que no había condiciones para desahogarla ordenadamente.

El tono estridente y los índices flamígeros utilizados contra López-Gatell tienen como telón de fondo los esfuerzos que desde distintos flancos hacen los antiobradoristas por dotar de tintes apocalípticos la gestión de la llamada 4T, con la mira puesta en las próximas elecciones intermedias y la siguiente probabilidad de consulta sobre revocación de mandato presidencial.

La senadora con licencia Citlalli Hernández, probable ganadora de la contienda por la secretaría general de Morena (faltan las confirmaciones oficiales), se ha declarado dispuesta a asumir desde este cargo partidista la presidencia, hoy en descarnada disputa entre el provisionalmente claudista Porfirio Muñoz Ledo y el incondicional ebrardista Mario Delgado.

Ha dicho en entrevista la senadora Hernández que Muñoz Ledo y Delgado podrían brindar un acto de generosidad política al ceder en su pelea, que está dañando al citado partido, para dar paso a la única opción no impugnada y, en términos generales, bien aceptada por distintas partes. Pero Citlalli considera que el patriarcado no permitiría la llegada al liderazgo morenista de una mujer (https://bit.ly/2FreCHy).

Mujeres denunciantes de presuntos actos de acoso sexual del ahora casi nonagenario Porfirio Muñoz Ledo impidieron cumplir con un ritual más de su trastornado propósito de declararse presidente legítimo de Morena. Las feministas (unas 15, según el relato que hizo Estefanía Veloz, una de las partícipes, (https://bit.ly/3nKoJbK) llegaron después de las siete de la mañana a las oficinas de ese partido en la calle Chihuahua de la capitalina colonia Roma para instalar cartulinas y mantas de rechazo a Muñoz Ledo.

Y, mientras los gobernadores aglutinados en una Alianza Federalista promueven amparos masivos contra la eliminación de fondos y fideicomisos aprobada recientemente por Morena y sus aliados en la Cámara de Diputados, ¡hasta mañana!, en tanto hoy el Instituto Nacional Electoral en sesión de Consejo General decide si la tercera batería de encuestas para elegir presidente de Morena será del 16 al 22 del presente mes.

Twitter: @julioastillero

Facebook: Julio Astillero

Retomado: https://www.jornada.com.mx/2020/10/13/opinion/008o1po