Astillero

OAXACA0

  Por ser el partido en el poder, por las encuestas de opinión que muestran una amplia tendencia de intención de voto en favor de Morena y porque teóricamente estas candidaturas deberían estar firmemente dirigidas a buscar una regeneración nacional, resulta de particular interés revisar las listas de aspirantes plurinominales del partido obradorista a la Cámara de Diputados federal, en el entendido de que la estrategia de la llamada Cuarta Transformación privilegia el mantenimiento del control de San Lázaro como vía para la futura aprobación de iniciativas que podrían resultar inaceptables para las bancadas contrarias a ese obradorismo.

En la primera lectura de esa lista de aspirantes a una curul federal asoma de inmediato la marca que va siendo distintiva de Mario Delgado, el marcelista-palaciano que preside Morena: un absoluto pragmatismo, desapegado cuantas veces sea necesario de los principios y propuestas de Morena. Acomodar a los amigos o recomendados, incorporar a recién salidos de otros partidos, repartir la lotería de representación proporcional con visión facciosa.

Ayer mismo llamaron la atención algunas de estas candidaturas: el hijo del secretario de turismo (que lleva el mismo nombre y primer apellido), el padre del piloto de automovilismo más famoso del momento, la empresaria que acompañó a la comitiva andresina a la cena con Donald Trump en la Casa Blanca, ex perredistas capitalinos hasta hace poco repudiados y hoy premiados, y un tabasqueño de raigambre periodística y larga historia al servicio del PRI, ahora converso.

Un caso que pinta de cuerpo entero el batidillo morenista es el de Yeidckol Polevnsky, la muy polémica ex presidenta provisional de Morena a quien más allá de los daños políticos y electorales a este partido que sus críticos le endilgan, fue objeto de acusaciones formales de corrupción por la propia organización que ahora la postula para representante popular.

El 15 de junio de 2020, según nota de Roberto Garduño en La Jornada (https://bit.ly/2O8ngPz), la directiva nacional de Morena, entonces a cargo de Alfonso Ramírez Cuéllar, presentó una denuncia ante la Fiscalía General de la República por presumir que se han desviado recursos federales ministrados al partido mediante operaciones perjudiciales y contrarias al interés y patrimonio de Morena, en beneficio de terceros ajenos al instituto político. Las firmas empresariales beneficiadas son propiedad del queretano Enrique Borbolla, cercano a Polevnsky.

A pesar de la insistencia de la directiva de Morena para que Polevnsky esclareciera los hechos, sumamente irregulares, nada consiguieron los indagadores. Ángel Salvador Chávez, representante legal del partido en el poder, solicitó al agente del Ministerio Público que se realizaran las investigaciones pertinentes e incluso se ejerciera la acción penal contra quienes resultaran responsables. Hasta ahora, la única novedad es que Yeidckol está postulada para diputada federal por la cómoda vía de la representación proporcional.

Otras candidaturas muestran igualmente esa tendencia de gatopardismo tan privilegiada por Mario Delgado y, ha de suponerse, permitida o propiciada por la máxima jefatura partidista real. En algunas de las propuestas para alcaldías de la Ciudad de México pueden encontrarse nombres que implican continuidad de facciones, costumbres e intereses negativos. Y a escala nacional van surgiendo las protestas relacionadas con aspirantes a presidencias municipales y diputaciones locales que no corresponden al sentido original de Morena.

Y, mientras el Presidente de la República ha dado otro informe trimestral de labores, en éste incluyendo una argumentación contraria a las evidencias de mayor militarización del país, ¡hasta mañana, con un texto que lleva 2 mil 387 firmas bajo el título Exigimos respeto a la autonomía del INE, en el que refrendan su respaldo al ejercicio que el INE hace de su autonomía constitucional, pues nadie puede solicitar que el árbitro electoral deje de aplicar las normas a que está obligado!

Twitter: @julioastillero

Facebook: Julio Astillero

Retomado: https://www.jornada.com.mx/2021/03/31/opinion/008o1pol