Asume Luis Arce la presidencia de Bolivia

OAXACA0

La Paz. Esperamos ser recordados como el gobierno en el que el pueblo boliviano se levantó para recuperar la democracia, la dignidad, la paz, el crecimiento y la justicia social, afirmó Luis Arce en su discurso desde el recinto de la Asamblea Legislativa. A su lado estaba el vicepresidente David Choquehuanca y los presidentes de las cámaras de senadores y diputados, Andrónico Rodríguez y Freddy Mamani, respectivamente.

A esa hora el centro de La Paz era una celebración en la cual movimientos sociales, indígenas, mineros, sindicales, militantes del Movimiento al Socialismo (MAS), venidos de diferentes partes del país rodeaban la Plaza Murillo. El festejo había comenzado la noche anterior, en la vigilia de las organizaciones realizada en las cercanías de donde tendría lugar el acto.

La presencia temprana de los movimientos se debió a la permanencia de las amenazas de un sector de la derecha hasta las últimas horas. La noche del sábado tuvo lugar en La Paz una nueva concentración y marcha bajo la consigna de pedido de fraude y suspensión de toma de posesión. Si bien a esa hora resultaba claro que la transmisión de mando tendría lugar y que las fuerzas sociales de la derecha estaban mayoritariamente agotadas, las alertas ante posibles acontecimientos imprevistos se mantuvieron hasta último momento.

El escenario político fue uno de los puntos centrales del discurso del nuevo presidente. Se refirió a lo sucedido a partir del golpe de Estado como “una guerra interna y sistemática contra el pueblo, especialmente contra los más humildes (…) se sembró muerte, miedo y discriminación, recrudeció el racismo, la persecución contra dirigentes del MAS y de los movimientos sociales, hubo muertos, heridos, encarcelados, perseguidos, asilados y exiliados”.

La mención a las masacres de Sacaba y Senkata, cometidas a pocos días del golpe en noviembre del año pasado, fue permanente y se guardó un minuto de silencio por quienes fueron asesinados. El nuevo presidente se refirió a las mismas como símbolo de dignidad y resistencia, homenajeó a los caídos, a los héroes del pueblo que han recuperado la democracia.

En la toma de posesión estuvieron presentes varias representaciones internacionales: Argentina, Paraguay, Colombia, España, Venezuela, Uruguay, Venezuela, Irán, Chile, Emiratos Árabes, así como delegaciones de partidos políticos de diferentes países, parlamentarios y movimientos bolivianos.

Ausencia de Áñez

Quien no estuvo presente, como se preveía, fue Jeanine Áñez, quien había anunciado días antes su partida a la ciudad de Trinidad, en el departamento de Beni, desmintiendo una posible fuga del país. Quien sí estuvo por la oposición fue el dirigente Carlos Mesa, segundo lugar en las elecciones de octubre, quien reconoció la victoria de Arce desde el principio. Sin embargo, tanto él como su grupo parlamentario abandonaron el recinto antes de los discursos.

“Debemos superar la división, el odio, el racismo y la discriminación entre compatriotas, ya no más persecución a la libertad de expresión ni judicialización de la política; ya no más abuso de poder (…) ya no más impunidad, justicia hermanos, pero la justicia tiene que ser verdaderamente independiente”, afirmó Choquehuanca, en un mensaje de diálogo y unidad presente en ambos discursos.

Retomado: https://www.jornada.com.mx/ultimas/mundo/2020/11/09/asume-luis-arce-la-presidencia-de-bolivia-2918.html