Sujeto que mató a su esposa e hija, se suicidó

12 agosto, 2019 OAXACA0

*El tipo identificado como La «Bestia» era pastor de los Testigos de Jehová.

*El «Acólito del Diablo», sometía a sus víctimas a todo tipo de abusos, hasta que las mató en San Sebastián, Tutla

Armando CHÁVEZ

Eusebio R M, se suicidó en el interior de su celda de la prisión de Santa María Ixcotel, dónde purgaba una condena por haber sesinado a su pareja, quien laboraba como empleada en una tienda de autoservicio en el sur de la ciudad así como a su hijastra de 10 años de edad, a quien además hizo víctima durante mucho tiempo de las peores bajezas, hechos que ocurrieron en San Sebastián Tutla, y terminaron el 2 de mayo 2019, cuando cegado por el mandamiento del diablo, las mató lo mismo hizo al envenenar a un perro además de pintar con sangre el techo de la casa dónde mató a las dos mujeres.
Tras el crímen que conmocionó a la ciudadanía por la saña demencial con que fue consumado, el responsable huyó, pero se sabía que había escapado al Istmo de Tehuantepec en donde tenía conocidos además que las víctimas eran originarias de Matías Romero.
SU CAPTURA..
Su detención se realizó el 18 de mayo después que éste fuera auxiliado por paramédicos del grupo de rescate Sumi, tras resultar herido en la carretera tramo Tehuantepec – Salina Cruz.
Eusebio, quien era pastor de la iglesia Testigos de Jehová, pero en realidad era » Acólito del Diablo», ingresó al Hospital General de Tehuantepec la tarde de ese mismo sábado.
Esto luego de ser levantado por socorristas en la orilla de la carretera frente al fraccionamiento Siglo XXI, en donde se había lanzado al paso de un tráiler.
Entre las pertenencias del » acólito del diablo» se hallaron dos trozos de papel en dónde narraba el horrendo asesinato de su pareja y de su hijastra.
De esta manera se dio intervención a la vicefiscalia en el Istmo y a la policía, quiénes ni siquiera contaban con la copias del expediente y mucho menos tenían un operativo de búsqueda de este criminal cómo lo había anunciado el titular de la dependencia.
Fue gracias a los paramédicos y a otros particulares además de las redes sociales, que este asesino y violador fue detenido.
Dos días después y de manera presurosa la Fiscalía solicitó la orden de aprehensión , que fue ejecutada y el Pastor Eusebio, fue trasladado a la penitenciaría en dónde está mañana de manera cobarde se suicidó.