Desbordante alegría y danza en la festividad de San Sebastián Mártir en Los Ángeles

OAXACA0

Joel F. Gálvez Vivar

dddddLa devoción a la sagrada imagen de San Sebastián Mártir, indudablemente que ya rebasado fronteras no solamente espiritual sino que de manera física, puesto que este sábado 20, en los Ángeles de los Estados Unidos de Norteamérica, los paisanos residentes en aquel país; festejaron en la grande la festividad de su santo patrón, con actos religiosos, y desbordante alegría, danza, baile popular, música en vivo, bandas de música de viento, en tanto la cofradía a cargo de preparó comida a cargo Ponciano Montes; Maribel Nape; Cuauhtémoc Rodríguez; Mirna Panameño; Rigoberto Suárez, Miriam García; Francisco López; Norma López; Saúl Suárez y Mónica Michaus.

 

Los yucuñutenses además de conservar su raíces de indígenas mexicanos, difunden y promueven sus tradiciones culturales de los pueblos autóctonos de Amércia Latina; con motivo de la festividad anual de San Sebastián Mártir cuya imagen original incrustada en un crucifijo natural de encino blanco, en la población de Yucuñuti, antes Santa María Yucuñuti, en cuyo honor festejaron con la celebración eucarística que se dignó presidir el párroco de la parroquia de la Santa Cruz, ubicada en 4705 s  Main st. 90037 en Los Ángeles.

Las actividades iniciaron desde las ocho horas con 30 minutos, con las tradicionales mañanita a la imagen de San Sebastián, mientras que a las 11:30 horas partió la procesión del Salón parroquial hacia el templo para que a las 12:30 horas, tuvo lugar la santa misa en la que participaron los yucuñutenses que se encuentran de migrantes en la Unión Americana, a ello de sumaron paisanos oaxaqueños de las distintas regiones del estado, como los de Sierra Juárez.

La feligresía cuyos rostros reflejaban sonrisas, gozo, ternura por la ocasión de estar frente a la imagen del milagroso santo de los yucuñutenses; cada cual con sus ofrendas y mandas llegaron a las plantas del señor; unos recorrieron cientos de miles de kilómetros para estar presentes; participar en la festividad de San Sebastián, con alegría e hinojos, con frescura del corazón; sentimiento y nostalgia de estar lejos del suelo que los vio nacer, pero les asiste el consuelo que Dios además de nunca morirá está ahí al pendiente de sus dolencias, tristezas y alegrías porque él es el verdadero hijo de Dios, Jesucristo el salvador.

Yucuñuti se enorgullece de sus hijos, que allá en la lejanía persiste la fe y devoción, además de promoción a hacia la sagrada imagen que en uno de mayo de 1915 fuese cortado el encino blanco que en cuyas ramos broto a don Feliciano Díaz, la imagen de San Sebastián Mártir.

Dios bendiga a los yucuñutenses, San Sebastián los conmine a que pronto llegue entre ellos la sana convivencia en un acto de reconciliación y de desagravios, Bendito sea el que viene en el nombre del señor.