El crimen de Alicia pudo evitarse, dice hermano de periodista asesinada en NL

OAXACA0

MONTERREY (apro).- El hermano de Alicia Díaz, periodista asesinada la semana pasada, afirmó que el crimen pudo haberse evitado pues ella había ya presentado denuncias previas de amenazas de muerte, aunque no hay noticias de investigación posterior.

Miguel, quien se encuentra en la ciudad procedente de Veracruz, para cuidar a sus sobrinos, señaló que ya acudió a la Fiscalía de Nuevo León a declarar y las autoridades le notificaron que, probablemente, en las próximas horas le proporcionen resultados sobre la investigación del homicidio ocurrido el jueves 24, en la casa ubicada en Paseo residencial, al sur de Monterrey.

“Mi hermana tenía miedo, como muchos en Nuevo León y este país tienen miedo, y vivía así. No queremos decir por qué. No queremos que se vicie. Ya había denunciado amenazas. Hubo denuncias y la Fiscalía tiene varias. Se presentó la denuncia, hace dos años, y no sabemos qué pasó. Sí se pudo haber evitado. Las denuncias se presentaron por amenazas de muerte, no sabemos de quién”, expuso.

En los bajos del palacio Municipal de esta capital, a donde había convocado esta tarde para una marcha de periodistas, Miguel explicó que el ministerio público le expuso que existen tres líneas de investigación: la profesional, la sentimental y la laboral.

En medios periodísticos locales se menciona como sospechoso al exmarido, Gerardo Medrano.

La familia, por su parte, confía en los detectives, que le explicaron que siguen la indagatoria de manera meticulosa para que el expediente no pueda ser rebatido cuando sea presentada la respectiva imputación, explicó el hermano, quien estuvo acompañado de Gerardo, Eduardo y Valeria, los hijos adolescentes de la periodista de El Financiero privada de la vida con golpes en la cabeza.

Los cuatro portaban una manta con la imagen de la reportera especializada en finanzas, con la leyenda: “Justicia para Alicia. #JusticiaparaAlicia. Basta de feminicidios”.

El hermano explicó que al igual que se lanzó la convocatoria en Monterrey, hubo otra para marchar en Martínez de la Torre, Veracruz, para exponer a las autoridades que los amigos y colegas de Alicia están atentos a la investigación.

A la familia ya se le ha aproximado, para auxiliarla, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), organismos de Atención a Víctimas y la Fiscalía estatal. Los niños cuentan con protección policiaca.

En breve declaración, Eduardo lamentó, con voz entrecortada, el asesinato de su madre.

“Ella era nuestra única familia en Monterrey. No nos quisiéramos ir, porque a fin de cuentas es nuestra casa. Pero me duele mucho lo que ha pasado. Es muy doloroso perder a una madre, en especial de una manera tan cobarde. Es horrible. No puedo explicar ver a tu mamá así. Que se haga justicia lo más pronto posible. Lo último que queremos es seguir con esta tortura. No sabemos nada. Para nosotros las horas son días, los días son semanas. Es horrible”, dijo al borde del llanto.

Aunque se reunieron unos diez periodistas para marchar con los familiares por la Macroplaza, en demanda de justicia para Alicia, Miguel decidió suspender la protesta por falta de convocatoria.

En el sitio, el niño Saúl, hijo de la periodista Dolores Ortega, repartió fotografías con la imagen de Alicia y una leyenda de demanda de justicia.