El drama migrante se desborda en Coahuila

OAXACA0
Comparte en tus redes sociales
          
 

PIEDRAS NEGRAS, Coah (Proceso).– La llegada masiva de migrantes sobre el lomo del ferrocarril genera caos en Piedras Negras, debido a la suspensión de operaciones del tren, además del cierre de uno de los dos puentes internacionales con Eagle Pass, Texas, y por las dobles revisiones al transporte de carga, ordenadas por el gobernador texano, Greg Abbott.

Desde el 15 de septiembre último, cuando la ciudad apenas se recuperaba de la desvelada y resaca por el concierto de Grupo Frontera en la ciudad de Saltillo, se observaron cientos de personas cruzando el río. Mujeres, niños y hombres de distinta edad atravesaron por la zona conocida como Las Adjuntas, donde el nivel del agua es bajo y se puede caminar.

Fue el 18 de septiembre, en los límites de los municipios de Castaños y Monclova, cuando se determinó detener un extenso ferrocarril, pues en la parte superior de los vagones viajaban migrantes, principalmente originarios de Venezuela, Ecuador, Colombia, Honduras y El Salvador.

En entrevista con la estación de radio La Rancherita del Aire, la secretaria de Seguridad Pública estatal, Sonia Villarreal Pérez, dijo que se solicitó a la empresa Ferromex detener uno de los trenes, pero no se logró frenar el paso de casi tres mil 500 migrantes que viajaban en él y que decidieron caminar hacia la frontera con Texas.

“Hemos tenido varios acuerdos, como pedirle a Ferromex que detuviera el tren por un momento para poder tener una mayor coordinación con el Instituto Nacional de Migración, pero sobre todo para salvaguardar la salud de los migrantes. Hay niños y mujeres que están en riesgo porque el tren es un medio de transporte peligroso”, explicó.

La funcionaria detalló que el flujo migratorio procedía de Guanajuato, y se mostró sorprendida porque ninguna autoridad federal haya realizado una acción para detenerlo y, por el contrario, les permitiera llegar hasta el norte de Coahuila.

Villarreal Pérez encabezó una reunión urgente con empresarios de la región y autoridades de distintos niveles, donde recibieron la noticia que de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos ordenó el cierre del puente internacional I, de los dos que operan en Piedras Negras con Eagle Pass, y sólo quedaría el paso peatonal en el lugar.

El caos vehicular empeoró en la ciudad cuando cientos de automovilistas congestionaron el Puente II a Texas, donde ya había filas de kilómetros de unidades de carga pesada que han esperado hasta cuatro horas para atravesar la frontera, ser inspeccionados por autoridades aduanales de Estados Unidos y luego por elementos de seguridad texanos.

“Estos migrantes vienen desde Guanajuato. Entonces pasaron por muchos estados y no hubo ninguna revisión o no hubo ninguna participación para que desciendan del tren. La pregunta sería ¿qué va hacer el gobierno federal? O Sea, vienen pasando muchos estados; esto es un problema nacional, no es estatal o municipal.

“No somos la autoridad competente; la que tiene la responsabilidad es el Instituto Nacional de Migración y nosotros coadyuvamos con ellos”, explicó la secretaria de Seguridad.

El 20 de septiembre pasado se reanudó momentáneamente la operación del ferrocarril y, de nueva cuenta, fue utilizado por al menos tres mil 500 migrantes, de acuerdo con reportes de la CBP, cuyos elementos los dirigieron hacia la parte inferior del puente internacional, a donde han llegado cerca de diez mil personas en menos de una semana.

Mientras tanto, bajo el puente Siglo XXI al paso del tren en Irapuato, a diario están arribando cientos de migrantes de Centro y Sudamérica, principalmente, solos o en familias que están pernoctando en el lugar, mientras la empresa Ferromex, de Grupo México, mantiene la suspensión del paso de al menos 60 de los 200 trenes que moviliza a diario, y particularmente en esta ruta hacia el norte del país.

Fuentes de Grupo México informaron a Proceso que detectaron un aumento considerable de personas en tránsito abordando los vagones desde Huehuetoca, Estado de México. Pero en Irapuato la concentración de personas ha ido creciendo en el transcurso de la semana. En la noche del 20 de septiembre se calculaba que más de dos mil personas se encontraban pernoctando como podían.

Funcionarios del gobierno municipal irapuatense pidieron la presencia de personal del Instituto Nacional de Migración para intervenir ante la situación.

Incumplido, el acuerdo con Abbot

En abril del año pasado el gobernador de Texas ordenó las dobles inspecciones al transporte de carga y luego las suspendió cuando sus homólogos de los estados fronterizos de México firmaron el “Memorándum de Entendimiento”.

En el caso de Coahuila el gobernador Miguel Ángel Riquelme Solís aceptó instalar retenes por distintos puntos del estado para evitar la llegada masiva de migrantes.

Trascendió que habían aceptado material metálico para instalar un muro en el lado mexicano, pero finalmente éste se levantó en el lado de la ciudad de Eagle Pass.

Este año se colocaron las boyas marítimas sobre el Río Bravo, las cuales no han sido suficientes para frenar la llegada de extranjeros que huyen de sus países en centro y Sudamérica.

Hasta el momento, Riquelme Solís no se ha pronunciado sobre las restricciones que impuso el gobernador texano y con las cuales se ha generado caos económico y vehicular en Piedras Negras.

En el documento firmado entre ambos mandatarios, y publicado por Proceso en abril de 2022, Abbott obligó a Riquelme Solís a llevar a cabo acciones como la detención de los extranjeros y enviarlos lejos de la frontera, además de generar condiciones de seguridad en la carretera federal 2.

Esta medida causó que la Comisión Nacional de Derechos Humanos emitiera la recomendación 69/2023 por violar los derechos de migrantes, al impedir el libre tránsito por territorio coahuilense. La queja la interpusieron siete personas, algunas de las cuales portaban permisos de su legal estancia en México y uno con la residencia permanente, además de que se recabaron mil 650 testimonios de personas que vieron violentados sus derechos porque el gobierno atendió las peticiones de Abbot.

En medio de la llegada de migrantes, en el municipio de Guerrero, justo donde se considera la zona más peligrosa de la carretera federal 2, fueron encontrados tres cuerpos de presuntos traficantes de personas que fueron ejecutados. El fiscal general de Coahuila, Gerardo Márquez Guevara, confirmó que se trata de una banda criminal que opera en la zona.

Afectaciones

Debido a los problemas para realizar las operaciones comerciales, los empresarios de la región decidieron enviar el transporte de carga hacia los puentes de Nuevo Laredo, Tamaulipas, y Colombia, Nuevo León.

Por Coahuila se realizan operaciones de exportación por más de 53 mil millones de dólares y representan la segunda entidad con mayor aporte nacional en cuanto a porcentaje de actividades, con cerca de 12%, detrás de Chihuahua, con un 14 por ciento.

El presidente del Centro Patronal en la frontera de Coahuila, Carl Bres Carranza, dijo que los costos se incrementan para el sector productivo.

“Tenemos la presión de los clientes. Ellos tienen que mover sus mercancías y nos piden que se muevan las cargas, ya sea por Laredo, por Colombia y por Ciudad Acuña; inclusive clientes que se encuentran en una posición geográfica más al centro están yéndose por Durango rumbo a El Paso, buscando otras aduanas.

“Es preocupante lo que pasa para la industria y transportistas, los agentes aduanales y la sociedad en general. Esto genera un aumento en el costo logístico”, asegura.

Para el representante del sector patronal las revisiones que realiza el personal de seguridad de Texas son innecesarias porque ni siquiera abren las cajas donde se transporta la mercancía, pero sí generan demora para salir del recinto fiscal y se incumple con los tiempos de entrega.

Para los migrantes ha sido un calvario llegar a Estados Unidos. Hay quienes aseguran que tardaron más de un mes en atravesar el territorio mexicano desde que salieron de Venezuela.

Los robos y abusos policiacos es la constante, además de que la muerte los ronda. En estos días las autoridades de Texas confirmaron el deceso de un niño de cuatro años que se soltó de la mano de su madre y la corriente del río se lo llevó, y encontraron el cuerpo de un hombre adulto también ahogado.

“Llegamos y aquí (en Coahuila) nos robaron, nos quitaron los celulares. ¡Maldita migración! Y ¡maldita corrupción de los policías!”, dijo un venezolano tras descender del tren en Castaños. El hombre decidió seguir el trayecto hacia Piedras Negras caminando más de 300 kilómetros bajo una temperatura cercana a los 40 grados.

Otros indocumentados lucían descalzos caminando por la carretera 57. Sus pies estaban dañados y ensangrentados, pero no tienen alternativa porque sus zapatos se desgastaron o son de goma y el calor les afecta los pies.

A los migrantes no les interesa que en Texas se haya decretado que están invadiendo el estado porque no pretenden quedarse en dicho lugar. Su idea es llegar a otro sitio, “lejos de donde no quieran acabar con nosotros como este gobernador”, dice un venezolano mientras entra al Río Bravo. Del otro lado ya lo esperan agentes de migración fronteriza.

RETOMADO: https://www.proceso.com.mx/nacional/2023/9/22/el-drama-migrante-se-desborda-en-coahuila-315339.html


Comparte en tus redes sociales