Guillotina política

30 julio, 2019 OAXACA0

Por: Felipe Cruz García …………………………….

*Murat vuelve a la cruda realidad   ———–

*La Guelaguetza fue todo un éxito ————

 

Oaxaca estuvo más de 15 días de fiesta, y la verdad la Guelaguetza 2019 fue todo un éxito, tanto del magisterio como del gobierno.Se habla de más de 100  mil visitantes, provenientes en diferentes puntos del país y del extranjero.

Referente a la Guelaguetza oficial, obviamente quienes salieron ganando son los funcionarios cercanos al gobernador, porque muchos de ellos son dueños de grandes hoteles, restaurantes y medios de transportes.

Y en el caso de la Guelaguetza no oficial, promovido por el magisterio, pues es ahí donde acudió el verdadero pueblo, no hubo pasarela de personajes del poder o del mundo artístico de Hollywood. Simplemente fue aquel ciudadano que gana menos de 200 pesos al día.

Murat vuelve a la cruda realidad

Fueron más de 15 días que el gobernador Alejandro Murat estuvo “enfiestado”, bailó, comió, se echó algunos mezcales, solo que ya no cargó la marmota.

En efecto, ya pasando la Máxima Fiesta de los Oaxaqueños, ya todo volvió a la normalidad, pero quien ya no duerme y vuelve a la cruda realidad es Murat, porque Oaxaca sigue siendo tierra de nadie, todos los días hay ejecuciones, marchas, plantones, y los Triquis que desde hace 8 años mantienen tomado la planta baja de las imantaciones del palacio de gobierno, lo exhiben  como un gobernante tibio, sin decisión propia para ejercer el poder………………………..El gran ausente de la Fiesta de la Guelaguetza, fue el vocero de  gobernador en turno, Alfonso Martínez Córdova, no se dejó ver, seguramente se tomó los 15 días para seguir de vacaciones allá en la capirucha, su tierra natal.

Bueno y como ya es del dominio público, Alfonso Martínez solo viene cada fin de semana a la entidad oaxaqueña, o cada quince días, pero eso si, como se comenta, puntual cobra sus 80 mil pesotes al mes, más del pellizcó que le dió a los más de 500 millones de pesos que administra el área de comunicación social, recurso que hasta el día de hoy nadie sabe dónde han ido parar.

Y la verdad, se la lleva relajadito el señor “Poncho” el asunto, porque dicen, según rumores, que ni su renta paga allá por Brenamiel, según todo lo cubre el Estado, y no es un cuartito de cuatro por cuatro, es una lujosa Residencia.

Y lo grave del asunto y que ofende al pueblo de Oaxaca, y sus más de tres millones de habitantes,  es que el Gobernador Alejandro Murat en  campaña dijo que iba a gobernar con los  mejores hombres y mujeres, empero nunca cumplió con esta promesa, y el caso concreto es su vocero que es de origen mexiquense, y que solo vino a Oaxaca a desaparecer a los medios de comunicación, porque su interés es  solo estar bien con la prensa nacional y desde ahí hablar bien se patrón, para que tenga buena imagen y lograr ser candidato a la presidencia de la república próximamente.

Bajo este contexto, es cierto, ya es público que Murat quiere suceder a Manuel López Obrador, ya se está promoviendo, seguramente con el dinero de los oaxaqueños, pero analizando el asunto, es un simple sueño guajiro del gobernador, porque en sus tres años de gobierno no ha podido gobernar Oaxaca, todo está de cabeza, luego entonces, dijeran los abogados, cómo piensa brincar a otro puesto, cuando que ni en su propio Estado ha mostrado tablas para poder dirigir las riendas del país…