Guillotina política

14 octubre, 2019 OAXACA0

Por: Felipe Cruz García  ……………………………………………………………………………………………….

Destrozan a Alejandro Murat Hinojosa en redes sociales       —————————————

*No le perdonan por haber endeudado al estado con 3 mil 500 millones de pesos   ……………..

En los últimos días, en las redes sociales de Oaxaca, los ciudadanos le han dado una “santa chinga” al gobernador Alejandro Murat, esto porque sin consultar al pueblo, con la complicidad de en su mayoría de los diputados morenistas de la 64 Legislatura, endeudaron al Estado con 3 mil 500 millones de pesos.

Hace tres años aproximadamente juró que jamás iba hacer lo que hicieron sus antecesores: José Murat, Ulises Ruiz y Gabino Cué, de endeudar al estado y dejar obras inconclusas, pero, lo cierto, ya se pasó de tueste, porque Oaxaca sigue directo al despeñadero, sigue estancado en todos los sentidos, únicamente se está montando en las obras inclusas que dejó el gobierno de la administración pasada.

Y lo peor del caso, Oaxaca ya es un cementerio, todos los días hay ejecuciones y linchamientos a luz del día, pero, al parecer de todo esto le importa un comino, prefiere publicar en sus medios de comunicación paleros sobre sus viajes a Nueva York, donde presuntamente posee rascacielos.

Bajo este contexto, el presidente de la república Manuel López Obrador tiene que explicar a los oaxaqueños sobre su silencio en cuanto al préstamo que solicito el gobernador Alejandro Murat, porque en diversos foros ha dicho que jamás apoyaría a gobernadores que endeudan a su Estado.

Si bien es cierto que el presidente Obrador, su misión y promesa de campaña es acabar con las mafias del Poder que en los últimos 80 años han empobrecido al país, entonces tiene que fijar una postura del millonario préstamo que solicitó Alejandro Murat.

Finalmente, el show que no pagó la comida en Tuxtepec, nadie le cree, para muchos es solo una cortina de humo para desviar la atención y que la sociedad oaxaqueña se olvide del millonario préstamo, pero con todo esto, sigue quedando en ridículo, nada le sale bien; esta como el caso de “La Parabrisa”, que fue otro Teatro Montado, cuento que nadie creyó.