Los republicanos impulsan a Kavanaugh para el Supremo en medio de un drama político

OAXACA0

Los republicanos cerraron este viernes filas en torno a Brett Kavanaugh como nuevo miembro del Tribunal Supremo, a pesar de la grave polémica desatada en Estados Unidos por las acusaciones de abusos que pesan sobre el juez, y en medio de un drama político televisado en tiempo real. El Comité de Justicia del Senado votó a favor de elevar su nombramiento al pleno de la Cámara alta, donde se producirá la confirmación final, gracias a la mayoría que ostenta en dicho órgano (11 votos a 10). Pero uno de los conservadores, el senador Jeff Flake, que había dudado sobre su voto hasta el final, reclamó en el último momento que ese voto final del pleno se demore al menos una semana, con el fin de dar tiempo al FBI a investigar las acusaciones. Antes había sido increpado duramente ante las cámaras de televisión por una víctima de agresión sexual que lloraba desconsoladamente.

El espaldarazo al nominado de Donald Trump tiene lugar apenas 24 horas después de la sesión del jueves, en la que Christine Blasey Ford, de 51 años, testificó durante cuatro horas sobre un intento de violación hace más de 30 años. Este lo negó airadamente en su declaración posterior. Los republicanos creyeron al nominado de Trump pero los demócratas exigieron una investigación a fondo por parte del FBI, además de la citación de testigos, ante de aupar a Kavanaugh a un puesto vitalicio.

Eso dependía de la reunión del Comité este viernes y todos los ojos estaban puestos en Flake, un conservador moderado muy crítico con el presidente Trump, que había expresado sus dudas sobre Kavanaugh a raíz de las acusaciones. Poco antes de comenzar la reunión, sin embargo, el legislador  informó de que había creído al juez y le respaldaría. Esa decisión a primera hora de la mañana decantaba la suerte a favor de Kavanaugh y dio lugar a una escena desgarradora en el ascensor del Senado, donde dos mujeres le increparon llorando durante varios minutos.

 

Desde dentro del ascensor, y ante las cámaras de televisión, Flake escuchó en silencio el llanto de una de ellas, víctima de agresión de sexual, quien le cuestionaba así: “¿Qué le está diciendo a todas esas mujeres? ¿Qué me está diciendo a mí? Míreme cuando le hablo. Me está diciendo que mi agresión no importa, que lo que me pasó no importa y que va a llevar a quien hace estas cosas al poder. Eso es lo que me está diciendo cuando vote por él. No aparte la mirada de mí”.

La secuencia duró cinco minutos eternos para Flake, al que se le veía palidecer dentro de aquella cabina. Las imágenes se repetían machaconamente en televisión y en las redes sociales. Cerca de la una y media de la tarde, cuando los miembros del Comité debían votar, se produjo un receso imprevisto y Flake salió de la sala para hablar con un grupo de republicanos y demócratas. Cuando regresó, anunció que su voto a favor reclamando que el pleno del Senado aplace la confirmación final una semana con el fin de que el FBI pueda investigar un poco más el caso. Si no ocurre, dijo, no se sentirá “cómodo” aprobando al juez en ese pleno. La decisión está ahora en manos del líder republicano en el Senado, Mitch McConnell. Donald Trump, que el jueves por la noche apoyó a Kavanaugh, señaló que el testimonio de la mujer había sonado “muy convincente”, pero que la decisión correspondía a los senadores.

El caso Kavanaugh ha reabierto heridas en Estados Unidos. Ha traído a la memoria el proceso de confirmación en 1991 del juez Clarence Thomas, que fue acusado de acoso sexual continuado por una exsubordinada suya, Anita Hill, pero acabó confirmado igualmente como miembro del Supremo. Aquellos legisladores no creyeron a Hill y estos no han creído a Christine Blasey Ford. Esta profesora de estadística de la Universidad de Palo Alto (California) señala a Kavanaugh como autor de un intento de violación. El jueves, con voz quebrada, relató en el Senado que en 1982, cuando ella tenía 15 años, el hoy juez, dos años mayor, y un amigo llamado Mark Judge la metieron en una habitación a la fuerza. Una vez allí, Kavanaugh supuestamente se subió sobre ella y trató de desvestirla mientras le tapaba la boca para ahogar sus gritos.

Los republicanos se basan en la negación enérgica del juez y en la ausencia de pruebas materiales o la corroboración de testigos para creer a su nominado, mientras que los demócratas claman por detener el proceso, llamar a testificar a testigos y dejar que el FBI investigue. Ford ha pasado una prueba de polígrafo y se muestra dispuesta al proceso. También la American Bar Association, el gran colegio profesional de abogados de Estados Unidos, ha pedido una investigación federal antes de aupar a Kavanaugh a un puesto vitalicio tan crucial como el es el Supremo en Estados Unidos. Pero después del primer empujón del Comité este viernes, la votación está lista para sentencia en el pleno, probablemente la próxima semana.

La fractura ha sido palpable este viernes. Algunos demócratas abandonaron la reunión en señal de protesta cuando vieron que su causa ya estaba perdida. En el Senado, los republicanos disponen de una mayoría mínima que les permite llevar a su nominado al Supremo, pero no les permite tener más de una baja, es decir, perder el apoyo de más de uno de los suyos. Si quedan en empate, 49 a 49, el voto del vicepresidente, Mike Pence, decanta el resultado.

https://elpais.com/internacional/2018/09/28/estados_unidos/1538089964_437616.html