Reconoce Eviel las aportaciones de la Barra Nacional de Abogados

OAXACA0

evielOAXACA DE JUÁREZ.- El Senador de la República, Eviel Pérez Magaña reconoció la decisión tomada por los Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), quienes determinaron dejar sin efecto la Ley de Sistemas Electorales Indígenas de Oaxaca, lo cual demuestra el impecable criterio del máximo tribunal del país, respecto a la observancia del derecho de consulta a los pueblos y comunidades indígenas.

Durante un encuentro que sostuvo con integrantes de la Barra Nacional de Abogados, sede Oaxaca encabezados por su dirigente, Juan José Meixueiro; el Senador emanado del Partido Revolucionario Institucional (PRI), consideró que en materia de derechos indígenas es necesaria una regulación para hacer posible el pleno acceso a la justicia de los indígenas.

“La necesaria ponderación entre los sistemas normativos indígenas y los principios generales del proceso electoral. La impostergable ley de consulta a los pueblos indígenas y los avances que en la materia han tenido diversas entidades federativas deben darse en Oaxaca pero no desde una visión simplista o unilateral, sino por el contrario deben darse con el consenso de todas las comunidades y de los propios indígenas”, estableció.

Manifestó que desde su encargo como Senador de la República y Presidente de la Comisión Ordinaria de Asuntos Indígenas hoy se plantea la revisión de esta normatividad a fin de acercar a las comunidades indígenas las normas de convivencia a las que tienen derechos como mexicanos y oaxaqueños.

Son muchos los temas que pueden plantearse y que deben examinarse no sólo en las Comisiones Ordinarias, como la de Asuntos Indígenas pero para ello debemos escuchar a quienes podría afectar una disposición normativa, Colegios, Asociaciones, ONG´s, Instituciones Académicas, Organizaciones Indígenas, dijo.

Me parece, agregó, que en la medida en que un legislador federal o local tenga constante comunicación con la sociedad civil será un fiel representante de las inquietudes sociales y podrá cristalizar en instrumentos legislativos, partiendo de nuestra realidad social, no sólo de normas aspiracionales sino auténticas disposiciones que hagan posible el desarrollo nacional impulsado el desarrollo político, económico, social y cultural.

En este sentido, destacó que en su papel de Senador de la República por el estado de Oaxaca, mantiene un contacto permanente y máxime que Oaxaca es cantera de excelentes juristas, de profesores ilustres, de profesionistas notables, de hombres y de mujeres de trabajo, esfuerzo y lucha.

Resaltó el papel que los juristas llevan a cabo, además de que no pierden la esperanza de un futuro mejor, “que enfrentan la lucha diaria sin perder el espíritu que distingue al oaxaqueño; que saben que alcanzar el desarrollo social no es fácil dadas las condiciones históricas y sociales del sureste de México, pero también saben que es cuestión de tiempo alcanzar niveles de desarrollo con dignidad, con transparencia, con pleno respeto a los derechos humanos y desde luego respetando a nuestros pueblos y comunidades indígenas que caracterizan a Oaxaca”.

Afirmó que hoy el tiempo no es el único factor que interviene en este cambio, sino por el contrario es tiempo con unidad de visión, de principios y estrategias, “es tiempo de unidad, de trabajo de todas y todos los que queremos un mejor Oaxaca; es tiempo de lograr un auténtico equilibrio entre los poderes federales en armonía con los poderes de gobierno locales, un auténtico contacto con la sociedad civil de la mano de expertos en el derecho, en economía, en educación, en cultura, y en las finanzas públicas para que entre todos tengamos un Oaxaca que todos queremos, del que nos podamos sentir orgullosos de un estado con auténtico desarrollo social”.

En su oportunidad, el presidente de la Barra Nacional de Abogados, sede Oaxaca, Juan José Meixueiro convocó a iniciar una cruzada por el Estado de Derecho, por el respeto irrestricto de los derechos fundamentales, por la legalidad y por la seguridad jurídica. Que quienes no cumplan estos propósitos los veamos como infieles y los derrotemos juntos, a golpe de jurisprudencia