Urge gobernabilidad y un gobierno que escuche y haga política; Lilia Mendoza

OAXACA0

LilyLa presidenta de la Comisión Permanente de Gobernación en la LXII Legislatura estatal, Lilia Mendoza Cruz, aseguró que Oaxaca necesita urgentemente gobernabilidad y un gobierno que escuche a la sociedad, haga política y construya los canales de interlocución necesarios para resolver los problemas que enfrenta nuestra entidad.

 

Durante la comparecencia del Secretario General de Gobierno, Carlos Santiago Carrasco, en el marco de la Glosa del V Informe del gobernador Gabino Cué Monteagudo, la legisladora del grupo parlamentario del PRI afirmó que los oaxaqueños están cansados de un gobierno fundado en el doble discurso y en la manipulación mediática.

“No es posible que a través de sus propios funcionarios hagan del poder un instrumento seductor para cooptar, corromper y abusar de las instituciones públicas y judiciales, derivado de la ambición y la corrupción. Debemos corregir el rumbo hacia un ejercicio de gobierno en condiciones de legitimidad, eficiencia y apoyo ciudadano”.

“De manera alarmante se presentan conflictos como consecuencia de diferencias históricas, luchas de cacicazgos, disputas religiosas e interétnicas, en donde las diferencias no se encauzan por vías institucionales, con enfrentamientos que escapan a las formas de arbitraje interno y que han llegado a la violencia, en donde el gobierno estatal, además de ser solamente en un simple espectador, no ha garantizado el Estado de Derecho”.

Desde la tribuna, la legisladora oaxaqueña hizo un llamado al titular del Ejecutivo oaxaqueño, primero para lograr la gobernabilidad y que Oaxaca, con cualquier pretexto, ya no sea rehén de grupos, tomas y plantones, y luego para que el mandatario estatal, Gabino Cué, permita que las instituciones electorales, como el IEEPCO, transiten en un proceso electoral verdaderamente democrático, sin injerencias de cualquier tipo.

Aseguró que Oaxaca caminaría distinto si todos antepusiéramos el interés supremo del Estado y la vida de los oaxaqueños para la solución de los conflictos, a los intereses personales, políticos y económicos.