Valor Agregado    ¿Qué tanto nos daña la Incapacidad de Gobierno?  

4 noviembre, 2020 OAXACA0

Antonio Fourzan

En esta ocasión les voy a comentar un interesante ejercicio que realizó el gobierno del estado de Jalisco, se trata de un foro virtual llamado “Qué sigue para Jalisco”. Recordarán que Jalisco pasó por momentos de tensión política y social intensos, dicha situación inició con las diferencias por el semáforo epidemiológico emitido por la federación y luego el asesinato a manos de la fuerza pública del joven Geovani y las consiguientes marchas de protesta que terminaron con enfrentamientos violentos entre manifestantes y la policía, situación que llevó a que el propio gobernador, Javier Alfaro, insinuara que hubo intentos de desestabilización promovidos desde el Palacio Nacional de Gobierno.

El objetivo declarado por parte de los organizadores de dicho foro fue “crear espacios de análisis y reflexión sobre la reconstrucción de la vida social en Jalisco, a partir de los aprendizajes generados por la emergencia sanitaria; centrando la discusión en los ejes temáticos Gobernanza y Gestión Pública, Cultura de Paz y Justicia Social y Redes de Colaboración y Tecnología”. Cada eje inició con una conferencia magistral, posteriormente hubo un panel de voces expertas y para finalizar una mesa de diálogo. Me parece que además de los efectos de la pandemia en la salud y la economía de Jalisco, también motivó la realización del Foro la búsqueda de legitimidad después del desgaste de la autoridad moral del gobierno por el caso de Geovani, pero lo importante es que fue un ejercicio inédito, muy bien organizado y además contó con personalidades como Mauricio Merino, investigador del CIDE, como conferencista en el tema “Gobernanza y Gestión Pública”.

En un rápido resumen de la conferencia, se dijo que hay una crisis de gobernanza reflejada en una falta de capacidad de respuesta a la problemática que adolece el país y para salir de esta crisis se requiere liderazgo y capacidad institucional. En este contexto una de las prioridades es apoyar la recuperación económica, para lo cual las estrategias serían revalorar lo local y centrar las políticas públicas en las personas.

Durante los trabajos en la Mesa de Diálogo sobre este mismo tema “Gobernanza y Gestión Pública” coordinada por un facilitador asignado por el gobierno de Jalisco, se identificaron dos problemas principales: la ineficacia gubernamental y la polarización de la sociedad. En el caso de la ineficacia gubernamental se señaló como causa principal el desconocimiento de los problemas y la falta de capacidad y experiencia de los funcionarios para solucionarlos. En este punto me voy a detener y antes de seguir les recuerdo que la reflexión fue sobre la situación en el estado de Jalisco, no sobre el gobierno de la 4T. En 2018, previo a las elecciones, la revista Nexos publicó el prólogo de un documento titulado “Y Ahora Qué, México”, que se compone de 33 ensayos escritos por especialistas sobre la situación en el país y las perspectivas a futuro, con la idea de que el ganador de la elección presidencial tuviera un mapa de la problemática y líneas de acción para iniciar su plan de trabajo. Dicho documento señalaba como el problema más importante la inseguridad y como segundo problema la ineficacia gubernamental.

Me parece que el gobierno de la 4T no tomó en cuenta este valioso análisis y tampoco los gobierno estatales, no puedo decir, a ciencia cierta cuáles, pero de entrada el de Jalisco no lo hizo, ya que sus ciudadanos tienen la percepción de que existe un desconocimiento de los problemas y falta de capacidad por parte de quienes integran el gobierno para resolverlos y que esa es una de las causas de la crisis por la que atraviesa la entidad. Sin embargo, hay que reconocer que el realizar este foro virtual manda una muy buena señal, de entrada habla de un gobernador que está abierto a la crítica, que su equipo de trabajo asume esa actitud y opera, de manera muy creativa y eficaz un canal para dialogar con la sociedad, pero sobre todo para captar el sentir de sus gobernados en estos momentos de crisis y captar las alternativas de solución, que en el imaginario de los jaliscienses y de mexicanos de otros estados, (la participación se abrió para todos los interesados) existen como viables para salir avante de esta terrible situación que vive Jalisco y todo el país.

Espero que este ejercicio de apertura aproveche toda la información surgida en el foro virtual, de manera que identifiquen y apliquen las propuestas viables, que sin duda las hubo, para mejorar el desempeño gubernamental y en consecuencia, enfrenten la pandemia y la crisis económica con mayor éxito, aunque desde luego las tareas de gobierno no terminan, ni se limitan a esta crisis; a la administración del Gobernador Alfaro le quedan dos años y obviamente hay muchos otros problemas que ya estaban antes de la crisis, los cuales también se tienen que resolver, por ello, el tema de la capacidad de gobierno no es coyuntural, más bien para México, en mi opinión es un problema estructural.

El próximo año se llevará a cabo lo que en la jerga electoral dicen es la “madre de las elecciones”, por el número de cargos de elección popular que estarán en juego 21,368 y 15 gubernaturas. La trascendencia de esta jornada política es indiscutible, lamentablemente, las fuerzas políticas de todos los colores no están a la altura de los momentos que vive el país, la lucha inició con mucha anticipación pero está reducida a un circo mediático que tiene como estrella a Emilio Losoya, la oposición se limita a criticar los errores y limitaciones de la 4T, en la prensa y en redes sociales, lo cual no le va a alcanzar para vencer el predominio de Morena en las próximas elecciones. Como es posible apreciar en las diversas encuestas, por ejemplo una realizada recientemente conocida como “Amlometro”, del 78% de aprobación que tenía el Presidente hace un año en vísperas de su primer informe de gobierno, cayó a 58%, perdió 20 puntos, sin embargo la oposición sigue igual, no creció, en contra parte, el número de mexicanos que dijeron estar desvinculados de partidos políticos aumentó a 46%. Estas cifras permiten concluir que la oposición no ha sido capaz de articular un proyecto alternativo de país, ni mucho menos de construir un liderazgo, que tenga fuerza suficiente para rivalizar con la popularidad que aún tiene López Obrador, en consecuencia, el desencanto de los mexicanos hacia los partidos políticos aumenta al percibir que no hay a cuál irle.

En estos dos años de gobierno de López Obrador, la oposición, principalmente PRI y PAN, no han realizado un esfuerzo de autocritica, mediante el cual asuman que son los causantes de que un proyecto como el de AMLO haya llegado al poder, debido a la corrupción con impunidad y la negligencia para disminuir la pobreza, por decir lo menos, la mayoría de los mexicanos llegó al hartazgo de esa ignominia con la que se comportaba el régimen, sexenio, tras sexenio a nivel federal, estatal y municipal, fingen demencia y su oferta se reduce a más de lo mismo, regresar a lo que teníamos antes, piensan que los electores no tienen memoria, o peor aún, que son idiotas, o en el colmo del cinismo, pretenden esperar cómodamente a que la pandemia y la crisis económica derroten a la 4T, en consecuencia a los electores no les quedará más remedio que decir “más vale malo por conocido…”.

Desde el inicio del estado moderno, por establecer un momento en la historia en el que la burocracia cuenta con elementos conceptuales, metodológicos, técnicos y tecnología para regir su desempeño de acuerdo a criterios de racionalidad, los mexicanos hemos sido víctimas de la corrupción e improvisación de nuestros gobiernos, pero como dice el dicho: “cada pueblo tiene el gobierno que se merece”, seguimos siendo apáticos hacia la política y desdeñamos nuestra responsabilidad hacia los asuntos de interés público, lo que en el momento de las elecciones se traduce en un voto viceral, no tenemos cuidado de revisar a quién estamos eligiendo, no somos conscientes del poder que le estamos dando, ni mucho menos de cómo lo va a utilizar, finalmente, no somos conscientes del daño o beneficio que nos puede causar esa persona en un cargo en el que va a manejar recursos públicos (cuyo origen está en los impuestos que pagamos), recursos materiales, bienes institucionales y empleados. Todos hemos sufrido de diferentes maneras por los errores u omisiones cometidas por funcionarios públicos que no tienen la capacidad para desempeñar el cargo que se les confirió, si se pudiera contabilizar las vidas humanas, los recursos económicos y materiales perdidos por la corrupción y/o negligencia de funcionarios púbicos estoy seguro que alcanzarían para sacar a todos los mexicanos de la pobreza, por ello es tiempo de poner atención en la importancia de contar con gobiernos capaces, profesionales, con vocación de servicio y honestidad, un solo funcionario sin este perfil puede causar daños irreparables a decenas, cientos o miles de familias, productores, niños, grupos vulnerables, etc, según sea el caso y les voy a dar dos ejemplos para que vean que no exagero: en este regreso a clases a distancia, 126 millones de niños se quedaron fuera de esta alternativa de educación, debido a que la SEP no desarrollo a tiempo opciones para la población marginada y no hablemos de los contenidos de las clases para los que sí tienen acceso. Segundo ejemplo, al día de hoy 28 de agosto, se registran 62,594 fallecimientos por causa del covid19 con un porcentaje de letalidad de 16% en hospitales públicos, México es el tercer país del mundo con más fallecimientos, lo anterior producto de una estrategia errónea para manejar la pandemia y no hablemos de los niños con cáncer que han muerto por falta de medicamentos, que antes del INSABI si tenían.

Nosotros como sociedad debemos elegir gobernantes con el perfil adecuado y exigir que en la designación de su gabinete legal y ampliado se termine con la cultura burocrática de privilegiar la lealtad y la abyección, en lugar de la capacidad y experiencia. Los problemas de México son muy complejos, sólo podremos salir adelante con un gobierno que sepa qué hacer y cómo hacerlo, con liderazgo, unidad y creatividad. Bienvenido el ejercicio de participación ciudadana “Qué sigue para Jalisco”, hago votos para que la experiencia se vea reflejada en un mejor desempeño gubernamental, que atienda satisfactoriamente las demandas más sentidas de los jaliscienses, y espero que otros gobierno estatales se sumen a esta experiencia.

Antonio Fourzán

Doctorado en Administración Pública

Impulsando un gobierno profesional y comprometido con el bienestar de la población

Por un voto inteligente

Antonio.faz2018@gmail.com