Cara a Cara

OAXACA0

Texto: Joel F. Gálvez Vivar

Fotos: Karol Joseph Gálvez López

manuel antonio ramirez pacheco chicoHeroica Ciudad de Huajuapan de León, Oaxaca, México; 3 Noviembre 2016.- De apariencia modesto, sencillo; de trato amable y cortes con la ciudadanía; letrado el tipo, en entrevista Cara a Cara con Manuel Antonio Ramírez Pacheco, regidor de Participación Ciudadana y Derechos Humanos del Municipio de la Heroica Ciudad de Huajuapan de León, Oaxaca.

– ¿Coméntenos las actividades que viene realizando la concejalía a su cargo?

– Bueno, como lo hemos manifestado en diversos foros no nada más aquí a nivel interno, sino también externo; lo que nosotros procuramos y a procurar hacer hasta el último minuto, es buscar el empoderamiento de la ciudadanía a través de la organización de la misma, es decir, hacerle saber al ciudadano que el gobierno debe de caminar de la mano junto con ellos para llevar acabo todos los planes y objetivos que se trazaron desde un inicio; sobre todo en el plan municipal de desarrollo urbano. Estamos buscando que el ciudadano se acerque al Ayuntamiento y participe en las decisiones que se tomen.

– ¿Responde la ciudadanía para ello?

– No siempre, desafortunadamente no siempre, para la ciudadanía, desafortunadamente los tiempos ya no están como para andar participando de manera activa ya en la vida de un gobierno; están preocupados también en que van a comer mañana, si tienen algún trabajo, entonces como que dejan la cosa o cuestión pública a un lado y solamente cuando recienten algún daño o algún perjuicio usualmente es cuando se acercan al Ayuntamiento y alzan la voz para demandar alguna solución.

– ¿Qué hace falta para que la ciudadanía participe activamente en la cosa pública?

– La educación sobre todo es la base, pero no nada más la educación en la escuela sino también en la casa; fomentar sobre todo la educación y la cultura cívica en los niños como debe de ser; enseñarles desde un inicio que el individuo como tal vale sin necesidad de un intermediario, hoy en día estamos acostumbrados la mayoría de los ciudadanos a que tenemos un líder o seguimos a alguien, sobre el que descansamos nuestros problemas y ese líder es el que se acerca a la autoridad y es que resuelve en primera instancia el problema que aqueja a una colonia o un fraccionamiento o una agencia. Eso es lo que tenemos que empezar a erradicar, la necesidad de contar con un intermediario para poder acercarnos al gobierno y saber que nosotros como individuos podemos hacer exactamente lo mismo y muchas veces sin que se cometan abusos en nuestro nombre.

– ¿El gobierno hace lo que está de su parte? 

– Me atrevo a decir, para éste trienio el 60 a 40 por ciento, por que la idea principal de la participación ciudadana y habrá que decirlo, porque no estaba en la ley, es del Presidente Municipal. Para esta administración el Presidente Municipal, proyectó el reglamento de participación ciudadana y aceptó en una última instancia también que se creará esta regiduría. Qué es lo que está haciendo este gobierno, lo que hace es poner las bases, los instrumentos o los mecanismos para lograr una efectiva participación ciudadana; pero no siempre se logra el objetivo, sobre todo cuando muchas veces el problema es o puede terminar en una crítica muy dura hacia la administración, entonces solamente lo que hemos visto, es de que antes de que lleguen a los mecanismos de participación de cabildo en sesión abierta; muchas de las veces van o buscan, les ofrecen la solución y de esa manera se evita de que esto llegue al conocimiento público. No digo que sea mal, porque finalmente lo que busca la autoridad es precisamente evitar, digámoslo así un polvorín que tarde o temprano va a reventar; sino que aquí lo importante es hacerle saber al ciudadano que aunque se le ofrezca una solución, que no sea una solución a media, que nada más sirva para tenerlos en un momento determinado, sin que se diga nada, sin que se quejen, y a las dos o tres semanas el problema está nuevamente en la cima del conocimiento, no nada más del Ayuntamiento sino de los medios de comunicación.

– ¿Llegará el momento en que sociedad y gobierno se pondrán a trabajar juntos?

– Tiene que llegar, tiene que haberlo, hoy en día, ya no estamos hablando de que la mayoría de las personas se desatienden de la política, obviamente el gobierno llega a los puestos por elección popular, pero estamos tan acostumbrados que nada más llegamos votamos y decimos ya gano y ahora encárgate que para eso te elegí; Hemos venido caminando a la par ya este Ayuntamiento con la ciudadanía, poco o mucho se ha avanzado en ese sentido a nivel municipal; Por supuesto que tiene que haber un momento en que el gobierno se tiene que soportar o apoyar en la ciudadanía que lo llevó al triunfo y porque no decirlo en toda la ciudadanía, aun cuando no hubiese votado por él, de lo contrario tenemos este alejamiento tan terrible que existe entre la sociedad y el gobierno.

Si no hay un entendimiento, si el gobernante pierde de vista a lo que quiere la ciudadanía después de la elección, por supuesto que estamos condenados al exprasísmo político; es decir el gobernante encerrado en el Palacio Municipal, encerrado en el Congreso, sin conocer qué está pasando afuera y el pueblo por supuesto con una animadversión creciente hacia el gobernante porque piensa que está en una burbuja en la cual, mientras el político no sufra ningún daño no entiende lo que le pasa al pueblo y es de ahí la razón principal por la cual, por supuesto que entendimiento tiene que venirse dando y si la ciudadanía no lo busca que lo busque el gobierno. 

– ¿Se está terminado con el paternalismo político-gubernamental?

– Es una pregunta difícil pero yo creo que no, aparte de que estamos ya en boga ahorita con las candidaturas independientes, que lo que buscan es concluir con ciertos vicios, por ejemplo: como el paternalismo, como el clientelismo, hay estudios no lo digo yo, y estudios muy recientes, en donde todavía a un sector de la sociedad mexicana se le ha mantenido en ese sentido del paternalismo político, es decir: ‘te voy a crear un programa social; te voy a dar tal o cual situación’; y aunque la gente entiende que es para su beneficio, lo que en realidad están provocando son redes clientelares, y éstas redes tarde o temprano van a servir no para un ejercicio de gobierno sino al momento de una elección.

– ¿Cuál es su opinión en cuanto lo sucede con los ayuntamientos de los municipios vecinos de Tonalá y Tamazulapan del Progreso?

– Tenemos un problema gravísimo de perdida de legitimidad, pérdida de legalidad, cuando me refiero a la pérdida de legalidad, hablo del caso de Tonalá, sin que yo habite ahí, porque nunca faltará alguien que diga, éste ni vive ahí, pero conozco el asunto, cuando hablamos de falta de legalidad, es no una falta de solidaridad, sino una falta de cohesión interna, dentro de los integrantes del Ayuntamiento, muchas veces en lugar de arreglar el conflicto de manera interna, sentados en una sesión de cabildo e impugnando recursos jurídicos para lograr tal o cual determinación; todavía echamos mano de recursos netamente inconstitucionales, tomas de Palacio, desconocimiento de autoridades, cada uno despacha en un lado, otro en cualquier lugar, eso nos habla de un egoísmo político, es decir, solamente mientras a mí no se me da gusto, no estoy de acuerdo contigo, qué termina pasando, quien paga las consecuencias es el Pueblo. Entonces a la par de la pérdida de legalidad, viene la pérdida de legitimidad, la mayoría del pueblo no quiere saber de problemas entre sus políticos, terminan dividiendo a la población y lo hemos dicho muchas veces, no pasaran muchos años para los que estaban peleando y eran las cabezas del movimiento se sienten a tomar un café tranquilamente y el pueblo dividido, se siga odiando de manera permanente.

– ¿Algo que desea agregar?

– A lo largo de tres años, estamos por concluir la administración; seguir invitando a la ciudadanía, no necesitamos muchas veces de un intermediario, a un tercero que venga, que se acerque a la autoridad para que nos resuelva el problema y después nos cobre el favor, como ciudadanos, tenemos muchos derechos, y uno de ellos es, tenemos derecho a una identidad propia, y si un problema nos está afectando en nuestra colonia, démonos un tiempo, vengamos ante la autoridad y exijamos nuestro derecho, o demandemos servicios públicos, pero no descansemos todas nuestras peticiones en un tercero, que muchas veces lo único que va a hacer es, que en un momento determinado ‘nos va a usar como monedadas de cambio’, concluyó el maestro en leyes Manuel Antonio Ramírez Pacheco.