Comparecen policías de Veracruz por asesinato de periodista en Tierra Blanca

Uncategorised0

tamayo2Coatzacoalcos Ver. (La Jornada).-Ocho policías del estado mexicano de Veracruz comparecieron este jueves ante la fiscalía local en relación con el asesinato a balazos de un periodista el miércoles, cuya familia sostiene que uniformados presenciaron el homicidio y no actuaron para impedir la huida de los asesinos.

Pedro Tamayo Rosas, de 45 años, reportaba para los diarios Al calor político y Piñero de la Cuenca noticias policiacas del municipio de Tierra Blanca, una de las más afectadas de Veracruz por la violencia derivada del narcotráfico.

El periodista se había exiliado en enero en medio de la cobertura de la desaparición de cinco jóvenes tras ser detenidos por policías que, según las autoridades, los entregaron al cártel Jalisco Nueva Generación, quienes los habrían asesinado e incinerado.

Menos de 24 horas después del asesinato del periodista, “ocho elementos de la Policía Estatal se presentaron voluntariamente ante las autoridades (judiciales) para comparecer en relación con el homicidio del periodista”, reportó en un comunicado el gobierno de Veracruz.

Los oficiales, cuya situación jurídica no fue aclarada en el comunicado, expusieron “su versión al momento de llegar al lugar del homicidio”.

Integrantes de la familia de Tamayo declararon a la AFP, bajo anonimato por temor a represalias, que policías del estado facilitaron la llegada del automóvil usado por los asesinos, entorpecieron el auxilio médico para Tamayo y no hicieron nada para impedir la huida de los agresores.

Huida con “toda tranquilidad”

Pasadas las 22 horas locales del miércoles, Tamayo estaba atendiendo, junto con su esposa y dos hijos varones, el puesto de comida familiar instalado afuera de su hogar en Tierra Blanca (de 45 mil habitantes) cuando dos hombres llegaron, pidieron hamburguesas e inmediatamente después abrieron fuego contra él.

Momentos antes una “patrulla se atravesó en la avenida, impidiendo el paso de otros vehículos, y facilitando el acceso del coche compacto empleado por los agresores que llegaron a atacar a Pedro”, describió uno de sus familiares.

Luego, los asesinos se marcharon “tranquilamente, no corrieron, no se notaban con prisa, ni alarmados, tomaron su coche” y, tras un intercambio de luces altas con la patrulla, “se fueron con toda tranquilidad”, añadió un pariente.

La familia pidió a esa misma patrulla que detuviera a los agresores, pero los oficiales “se rieron”. La cruel escena descrita por la familia continuo cuando los oficiales “entorpecieron” la llegada de la ambulancia al dar “mal la dirección en dos ocasiones”, provocando que el auxilio médico se demorara en llegar 20 minutos. Los paramédicos llegaron cuando Tamayo ya había muerto.

Los asesinos, según declaraciones de los familiares de Tamayo y que aseguran haber repetido ante autoridades judiciales, incluso “tuvieron tiempo de tomarse unas cervezas en un antro de vicio, a unas cuantas cuadras (de la casa del periodista), sin que la policía los molestara”.

En el lugar del ataque la policía encontró varios casquillos percutidos calibre 9 milímetros y pistas del automóvil en el que huyeron sus agresores, reportó la fiscalía después del asesinato.

Para investigar el crimen, el fiscal Especializado en Atención de Delitos Cometidos contra Periodistas de Veracruz se trasladó a la zona y no descarta “ninguna línea de investigación, incluido el trabajo periodístico” de Tamayo, agregó la fiscalía.

El exilio

Cuando la nota de los cinco jóvenes desaparecidos acaparaba la atención mediática nacional e internacional, Tamayo huyó el 25 de enero al vecino estado de Oaxaca después de enterarse que dos hombres irrumpieron en su casa con actitud amenazante. Luego las autoridades lo ocultaron 40 días en Xalapa y después lo enviaron a Tijuana durante dos meses junto con su familia.

Al regresar a su casa en Tierra Blanca, las autoridades le ofrecieron una medida cautelar intermitente que consistía en que una patrulla hacía rondas por su casa de forma periódica, una rutina que también se realizó momentos antes del ataque, añadieron los familiares.

La organización francesa Reporteros Sin Fronteras (RSF) tiene registrados más de 90 periodistas asesinados y al menos 17 desaparecidos en México desde 2000.

Con la muerte de Tamayo suman 19 los periodistas asesinados en Veracruz en los últimos seis años.

A raíz del asesinato de otros dos periodistas, uno en Oaxaca (sureste) y el otro en Tamaulipas (noreste), el 22 de junio RSF denunció que “la espiral de violencia” contra los comunicadores de México “parece no tener fin”.