Debut y despedida de la obra escénica teatral Ita Andehui

Uncategorised0

itesPor: Joel F. Gálvez Vivar/ Karol Joseph Gálvez López

Huajuapan de León, Oaxaca, 26 de Julio 2016.- La novela Ita Andehui, escrita en 1897, por Mariano López Ruíz, historiador y poeta mixteco, publicado en 1906, originalmente redactado en manuscrito y en dialecto mixteco; fue adaptada en obra escénica teatral, cuyos episodios constó de 29 escenas, con más de 40 actores, fuese dirigidos por Andrés Cruz Hernández, presentóse sin pena ni gloria aquel 24 de Julio de 2014, en el auditorio del polideportivo de la colonia La Merced de esta ciudad mixteca.

Los jóvenes actores, estudiantes del Colegio de Bachilleres del estado de Oaxaca (Cobao), de la Escuela Preparatoria número tres, dependiente de la UABJO, y los de la casa de Cultura ‘Antonio Martínez Corro’, protagonizaron las escenas que en mayo del 2014, Santiago Barragán Zamora, por instrucciones precisas del munícipe Luis de Guadalupe Martínez Ramírez, realizó la adaptación de la novela al género dramático escénico teatral, cuidando Ad-Oc, que los diálogos tuvieran las exactitud manifiesta a los textos del autor Mariano López Ruiz.

Ita Andehui, recobró vida al ser reeditada en el 2008, por el promotor e investigador huajuapense Ignacio Ortiz Castro. Ita Andehui romántica novela indígena, cuyas escenas se desarrollan en los pueblos de Tilantongo y Tututepec, en el ano de 1450. Ita Andehui, es una narrativa amorosa hecha a modo y características de la nación mixteca oaxaqueña, consta de vivencias naturales de los pueblos mixtecos.

Es por ello, que durante el desarrollo teatral ocurre el enfrentamiento de la nación mixteca a través del Rey Atonaltzin, con el imperio azteca representada por el emperador Moctezuma Ihuilcamina. Anón Naú noble guerrero y la tierna doncella Ita Andehui, jóvenes enamorados que se casan; pero seguidamente, él es convocado por el señorío de Coixtlahuaca (Atonaltzin), a engrosar las filas del ejército y debe ir a la guerra, de ahí los sucesos que llevan a los protagonistas a un trágico final.

Esta novela fue presenta por primera vez como una pieza escénica adaptada, dando así al público una nueva forma de apreciar la historia y literatura de las leyendas mixtecas. Los protagonistas de la novela fueron Anón Naú interpretado por Luis Ángel Martínez Barragán e Ita Andehui, por Zelityzin López Acevedo. Quizás porque no alcanzo el propósito deseado, a pesar que la escasísima concurrencia no dejo de agradar e inyectar ánimo en los actores que dieron el mayor esfuerzo y capacidad espiritual en la ejecución de cada escena.

En tanto que el director de la obra explicó que la planeación inició en el mes de abril y de forma concreta se trabajó con los actores durante dos meses para llegar al estreno, ‘a futuro, el propósito es que se continúe escenificando y se consolide’, pero no ocurrió así, sino que tan solo fue su debut y despedida, de lo que pudo haber sido una magnificencia de obra teatral, de origen netamente mixteco, puesto que los dos años subsecuentes ya nunca más se tocó el tema sobre dicho melodrama.

Con el toque de caracol y flautas, fue el fondo musical prehispánica, precedieron las escenas trágicas, Ita Andehui, al no soportar la larga ausencia de su amado Anón Naú, se quitó la vida, al no tener noticias sobre su estadía y el desarrollo de la afrenta, pero al salir vencido del combate regresa al sacro hogar, pero también decide seguir a su amada Ita Andehui al más allá, arrojándose desde las gigantescas peñas azuladas que aún permanecen incólumes entre las montañas del nudo mixteco en la zona del distrito de Asunción Nochixtlán, Oaxaca.

Con el toque del caracol y el sonido de la flauta marcaron la culminación de la obra teatral, instantáneamente apareció, en ese entonces, al escenario la banda filarmónica municipal ‘José López Alavés’ interpretando la ‘canción mixteca´, involucrándose de esta manera la magna obra.

Ita Andehui, evento teatral indígena, se presentó en el marco de la Expo Feria del 2014, cuyo debut y despedida, fue el 24 de julio del 2014, con asistencia del munícipe Luis de Guadalupe Martínez Ramírez, quien prometió enriquecerlo, además de hacer algunas correcciones y omisiones observadas, pero ya nunca más ocurrió.