Enfermera Hermelinda García Ruíz, ejemplo de vocación de servicio

OAXACA0

DOCTORA CHICOHermelinda García Ruiz, es enfermera especialista de la clínica de catéteres del Hospital General Doctor “Aurelio Valdivieso” de los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO), cuenta con 43 años de servicio, es madre de Óscar de profesión médico internista y Mitchet maestro de secundaria, y abuelita de dos nietas, está felizmente casada con el maestro Óscar López Chévez.

     Al igual que ella, 573 enfermeras y enfermeros laboran en esta unidad los 365 días del año en tres turnos y especial. En entrevista nos relata que sus labores inician desde las siete de la mañana a dos y media de la tarde en el primer turno, su trabajo es visitar a los pacientes que requieran de un cambio de catéter, vigilar su recuperación, siendo Nadab uno de sus usuarios que recibe atención desde hace tres meses.

     Dio a conocer que empezó a trabajar en la región de la Mixteca durante 11 años en los Centros de Salud de San Juan Bautista Coixtlahuaca y Asunción Nochixtlán, y en 1981 ingresó al hospital Valdivieso en el área de medicina interna, para posteriormente recorrer diversos servicios y desde hace seis años se encuentra en la clínica de catéteres.

     Para ella la satisfacción más grande como enfermera es la recuperación de los pacientes ya que se requiere de mucha vocación de servicio, esfuerzo y superación, ya que todos los días la ciencia y la tecnología avanzan por lo que debemos estar siempre capacitadas, “somos un gran apoyo para el médico, ya que estamos las 24 horas con los usuarios, siempre detectamos cualquier complicación que ellos tengan, para comunicarlo con el equipo de salud, y solucionar algún problema.

     Y es que en el marco del “Día de la Enfermera y Enfermero” que se celebra en México este 6 de enero, la Secretaria de Salud y Directora General de los Servicios de Salud de Oaxaca, Gabriela Velásquez Rosas a nombre del gobernador del estado, Alejandro Murat Hinojosa, felicita a las más de cinco mil 75 enfermeras y enfermeros de base, regularizados, formalizados y eventuales de la institución por su loable labor en beneficio de los pacientes.

     García Ruiz señala que existe una gran confianza con el paciente y sus familiares, “nos ven como ángeles blancos ya que procuramos que el paciente salga adelante”. La profesión de enfermería es un gran compromiso y responsabilidad, ya que los cuidados dependen del tipo de enfermedad, hasta atenciones específicas que van de acuerdo a la gravedad del mismo.

     Una experiencia que la marco en su vida es la que tuvo hace unos meses con su esposo Óscar, el cual enfermó gravemente, por lo que decidió que se atendiera en el hospital Valdivieso, ante lo cual agregó: “Gracias a Dios, todo salió bien, ya que fue ahí donde pude constatar el apoyo de todos mis compañeros, por lo que te das cuenta del gran cariño que nos tienen, agradezco a mi institución el apoyo que tuvieron con él”.

     Su mensaje a sus compañeras y compañeros de esta noble profesión, “es que lo hagan con todo el cariño, como si estuvieran tratando a su Papá, Mamá o un familiar cercano, eso debemos hacer todos los días, hacerlo lo mejor que podamos, seguir capacitándonos, estudiando y poner en práctica nuestros valores fundamentales para esta profesión”.

     Finalmente, agradeció a la institución la oportunidad que le brinda al servir a los demás y de sacar adelante a su familia, asimismo a sus compañeras con las que convive todos los días y de quienes reconoce el compañerismo.

“Somos una gran familia”, dijo y a las futuras generaciones las exhortó a seguir capacitándose y a brindar lo mejor de sí en las acciones que demanda esta loable labor.