Parlamento catalán se reúne para elegir nuevo presidente regional

OAXACA0

regiobMadrid. (La Jornada), 10 de noviembre de 2015.-  El Parlamento regional de Cataluña se reunió este martes para tratar de elegir un nuevo presidente regional, un día después que la cámara aprobó un plan para preparar el proceso que conduzca a la independencia de España para el 2017.


 

Artur Mas, líder del grupo prosecesionista y presidente regional interino, busca apoyo mayoritario en la cámara de 135 bancas. Pero los aliados radicales proindependentistas prometieron votar contra él el martes debido al apoyo de aquel a medidas de austeridad y a los vínculos de su partido con escándalos de corrupción.

Mas y la alianza independentista Juntos por el Sí ganaron 62 bancas en las elecciones de septiembre, pero necesitan el partido CUP de extrema izquierda y sus 10 bancas para una mayoría. Los dos promovieron la resolución independentistas el lunes por votación de 72-63.

El gobierno español prometió detener la campaña independentista.

Se anticipa que el Tribunal Constitucional suspenda esta semana el plan de secesión mientras se estudia su legalidad, pero la resolución del lunes ordena específicamente al gobierno catalán no atender la decisión del máximo tribunal español. Sin embargo, según una nueva ley, el tribunal tiene la prerrogativa de suspender a los funcionarios públicos que ignoren sus fallos.

La resolución secesionista da al gobierno regional formado por el nuevo presidente 30 días para empezar a trabajar en una nueva constitución catalana –que debería votarse en un plebiscito en el verano del 2017– y empezar a establecer una nueva oficina de recaudación de impuestos y administración del seguro social.

En una primera rueda de la votación del martes, Mas necesita mayoría absoluta. De no lograrla, habrá una segunda votación el jueves en la que solo necesitará mayoría simple, pero incluso hasta esta posibilidad parece difícil.

El Parlamento regional tiene hasta el 9 de enero para formar gobierno. Si no lo logra, se debe convocar a una nueva elección.

Las encuestas indican que la mayoría de los 7.5 millones de catalanes apoyan la celebración de un plebiscito oficial sobre independencia, pero están divididos acerca de si cortar sus vínculos de siglos con el resto de España.