REMOLINO POLÍTICO

Uncategorised0

MORENIS*López Obrador, rumbo a la presidencia del 2018

Por: Mario CASTELLANOS
Oaxaca, oax., 29 de junio de 2016.- Andrés Manuel López Obrador, Presidente del Partido Movimiento de Regeneración Nacional, MORENA, abanderó las demandas de la Coordinadora Nacional de los Trabajadores de la Educación (CNTE), y a la vez relanzó su campaña electoral a la Presidencia de México, cuya elección será en el año 2018, ahora con el apoyo del magisterio disidente, organizaciones sociales y políticas que se manifestaron en la capital del país para pronunciarse en contra de las reformas estructurales de corte neoliberal del Gobierno Federal.
La megamarcha del domingo 26 del presente año encabezada por López Obrador en la que participaron decenas de miles de maestros, militantes de MORENA, simpatizantes, organizaciones sociales y políticas demostró que el Movimiento de Regeneración Nacional, no está en el sótano, está más fuerte que nunca para lanzar como candidato a la Presidencia de México a Manuel López Obrador, por más encarrerado, que nadie lo para, incluso representa la tumba del Partido de la Revolución Democrática, PRD, que tiende a desaparecer y asimismo la ruptura del sistema político mexicano y por supuesto la derrota del PRI como ya se vio en las elecciones recientes pasadas realizadas en 14 entidades del país, en 12 de ellas se eligieron a los gobernadores, de los cuales 7 fueron para el PAN y 5 para el PRI, con un avance irreversible para MORENA, partido de reciente creación.
Ni el PRI, PAN o PRD son la opción verdadera para el 2018 debido a que el sistema político mexicano está agotado, cuyos protagonistas han sido los partidos de referencia. Hoy López Obrador, de MORENA, representa una opción para suceder al régimen agonizante que encabeza Enrique Peña Nieto, PRI, autor de la política neoliberal y las reformas estructurales que lo están llevando a la tumba del gobierno en el poder.
La demanda de MORENA es la abrogación de dichas reformas estructurales que afectan a la población en general y la generación de un nuevo sistema político de igualdad social, política, económica y cultural, que cambié el entramado de corrupción por una nueva estructura de mejores condiciones de vida de los mexicanos en todos los aspectos del desarrollo humano y asimismo acabar con el autoritarismo y el saqueo de los recursos de la nación.
Por supuesto que López Obrador ya hizo una alianza con el magisterio disidente y está llamado la atención del magisterio nacional. El domingo reciente pasado encabezó una monstruosa marcha en la capital del país en la que abanderó llanamente al magisterio oaxaqueño e hizo suyas las demandas, entre estas, la libertad de los presos políticos, de Rubén Núñez Ginés, Francisco Villalobos y Aciel Sibaja Mendoza, líderes de la Sección 22 del SNTE, cancelación de la Reforma Educativa y asimismo se pronunció por el cese a la represión ejercida por el Gobierno Federal. Responsabilizó al Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, de quien pidió su renuncia, a la vez condenó la masacre de Nochixtlán en donde la Policía Federal y la Gendarmería son responsables de nueve muertos, más de cien heridos, desaparecidos, producto de la política represiva del Presidente Enrique Peña Nieto.
El apoyo de los manifestantes, más de 40 mil, según reportes de las autoridades capitalinas, fue unánime. Todos contra la política neoliberal de Peña Nieto y en respaldo, no solo de los maestros disidentes, sino del magisterio nacional, que por estrategia política, los trabajadores de la educación, organizaciones sociales y políticas unieron fuerzas hasta derrocar la Reforma Educativa que tiende a privatizar a la educación y asimismo las demás reformas estructurales.
López Obrador fue más allá del tema magisterial, se lanzó contra el caduco sistema político que está en plena descomposición social y política, de la violencia y de la anarquía. Tomó rumbo al proceso electoral del año 2018, que es para que los mexicanos elijan al nuevo Presidente de México. Hizo un fuerte llamado a Peña Nieto para que cuanto antes integre un gobierno de transición democrática que tenga que ver con la entrega del poder al presidente que resulte electo y asimismo los mexicanos elijan libremente a quien represente verdaderamente los intereses de los mexicanos con la finalidad de evitar la violencia en la entrega recepción del nuevo presidente del país.
REMOLINEANDO.
El ex Secretario de la Sección 35 del Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Salud, de Oaxaca, Genoe Ruiz López, es un prospecto que va nuevamente por el mismo cargo de elección con un padrón de diez mil trabajadores. De llegar a la dirigencia sindical de dicha sección enfrentará serios problemas como lo es la universalización del sistema de salud que tiende a privatizar dicho servicio consagrado en la Constitución Federal de los Estados Unidos Mexicanos. Próximamente saldrá la convocatoria para la elección del Comité Seccional de la gremial sindical, por lo que ya existe una gran efervescencia y participación de los sindicalizados que ya están formando sus cuadros, que de favorecer a Genoe Ruiz López, tendrán que dar una batalla sin cuartel para evitar la imposición de la Reforma de Salud impuesta por el Gobierno Federal como una de las reformas estructurales y que por supuesto afecta los derechos profesionales y laborales de los trabajadores, exactamente igual a la represión que está padeciendo el magisterio oaxaqueño con la imposición de la Reforma Educativa. Si el Gobierno Federal deja en libertad a los dirigentes de la Sección 22 del SNTE: Rubén Núñez Ginés, Francisco Villalobos y Aciel Sibaja Mendoza, tendría que dejar en libertad a la ex lideresa del Comité Nacional del SNTE, Elba Esther Gordillo Morales, también acusada de lavado de dinero, sería injusto que la ley se aplique solo por las ínfulas del poder, sí estos tienen los mismos delitos, presuntamente políticos para imponer La Reforma Educativa.