El jarabe mixteco herencia cultural de los huajuapenses

OAXACA0

 Texto: Joel F. GÁLVEZ VIVAR

     Fotos: Karol Joseph GÁLVEZ LÓPEZ

 jarabe en guelaguetza chicoo  HUAJUAPAN DE LEON, Oaxaca, México. 31 de Octubre 2016.- Imprescindiblemente que 0axaca es un estado rico en sus costumbres y tradiciones, que tan solo una muestra de ello es la Región Mixteca, en virtud de que aquí se pueden encontrar varias muestras del folklor nacional, entre las que se destaca mundialmente, el inigualable e insuperable Jarabe Mixteco, herencia cultural recopilada por Don Antonio Martínez Corro y Don Cipriano Villa Hernández, geniales mixtecos, creadores del baile más brillante y preciado de la Tierra del Sol, cuyos pasos y multicolores vestimentas, fueron admirado una vez más y aplaudido hasta el confín del universo; con motivo del III Aniversario del Ballet Folklórico de la Casa de la Cultura, cuyo escenario la plaza de la libertad de expresión del parque Independencia de la ciudad.

     Los bailarines, ejecutantes de este bagaje histórico en diversos escenarios, llevan además sobre sus hombros la grave y gran responsabilidad, orgullo y satisfacción, de expresar al mundo, la riqueza y legado cultural de los Huajuapenses. En tanto que los mixtecos se sienten orgullosos, por este pasado histórico cultural. De la misma manera los historiadores, músicos y danzantes, han realizado diversos esfuerzos por rescatar y preservar las costumbres y tradiciones, así como la originalidad del Jarabe Mixteco. Bajo este concepto, la Casa de Cultura Huajuapense, promovió y conformó en el mes de julio de 1999, la integración de mesas de análisis para unificar criterios en cuanto a diferentes aspectos de este tradicional como famoso Jarabe Mixteco, ya que en los cuales existían diferentes versiones. 

De esta forma se abordó lo relativo al vestuario; la coreografía y el maquillaje, de los cuales se editó ya un primer video y se continuará trabajando para presentar una producción final en la que se incluyan las características propias de este bailable popular, se dijo que existían diferencias en cuanto a criterios como los listones de la falda, los cuales ahora se acordó en solo cuatro, así como que la blusa debe ser de manta confeccionada en una sola pieza, entre otros.

En esta labor, se tomó en cuenta la opinión de Carmen Alvarado Moreno, quien se apoyó en fotografías y documentos gráficos de los años sesenta.

     Propios y extraños, se quitan el sombrero y se ponen de pie durante las fiestas del Lunes del Cerro, tan solo al escuchar las primeras notas de la nostálgica Canción Mixteca, de gran maestro Huajuapense José López Alavés, cuando anuncia esplendoroso la participación de el gran Ñudee en la Guelaguetza con el auténtico Jarabe Mixteco. 

     El Jarabe Mixteco, fue ejecutado en público por primera vez en 1929, en la Basílica de Guadalupe; luego en 1932, fue presentado y ejecutado en el majestuoso escenario del Teatro de Bellas Artes y también en la Fiesta de la Guelaguetza, que en ese entonces fue Homenaje Racial, con la participación de las siete regiones del Estado. El Jarabe Mixteco, es una serie de sones y danzas originales autóctonos de la región mixteca 0axaqueña, siendo recopilados y arreglados por el maestro  Antonio Martínez Corro, natural del suelo Huajuapense; mientras que la ejecución se inicia con una invitación alegre y movida en la que la pareja se cruza uno frente al otro dirigiéndose amorosos y tiernas miradas. Luego entonces el macho, que representa en este caso a los arrieros en su operación de carga y descarga. Sigue El Chandé, en el que se escenifica la caza de la astuta zorra, representada por la mujer, sobre un indefenso conejo, que en este caso lo es el hombre; En El Palomo se representa el romance entre una pareja de palamos que se solicitan el uno al otro; ella lleva en su pico una flor que él trata de arrebatarle en inútil persecución, finalmente hasta quitársela frente a frente; Después, en El 0axacado, la pareja cambia bruscamente de ritmo, en el que ambos dan violentos saltos hacia atrás. En seguida viene El Toro, cuando entonces es el momento más típico y vistoso del baile, él sigue el juego provocador de ella. Por último, El Jarabe final, es ahí cuando la pareja mueve los pies en alto, da vueltas vertiginosamente y teje el más movido de los bailes, para finalmente terminan con un afectuoso abrazo. 

     Con estas manifestaciones, se demuestra que la mixteca es un reino vasto, extenso y rico, en sus costumbres y tradiciones, además de sus leyendas, así como la práctica de otras danzas de los Chilolos de San Juan Yolotepec; los rubios de Santiago Juxtlahuaca; los matachines del jacarandoso barrio de San José, todos ellos integran el mosaico multicolor que llega a través de la mirada y ensancha el corazón.

El  Jarabe Mixteco, saluda al mundo a través de los movimientos y pasos de los bailarines al ejecutarse este bello bailable, legado cultural de los Huajuapenses; que se conjuga en la música de la no menor famoso y reconocidísimo ‘Canción Mixteco’ del maestro José López Alavés. Sin duda alguna que los nativos que llegarán al corazón del Ñudee, elevaron el espíritu tradicionalista de esta esencia cultural de los mixtecos-oaxaqueños.