Masacres de San Fernando y Allende: doble tragedia de complicidades y omisiones

OAXACA0

muere48CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- La masacre de 72 migrantes en San Fernando, Tamaulipas ocurrida en 2010 y la de un número indeterminado de personas en Allende, Coahuila en 2011, dejaron al descubierto complicidades, omisiones y la precariedad de investigaciones que implican lo mismo a los tres órdenes de gobierno que a los órganos garantes de los derechos humanos y la transparencia.

Por la dimensión de los hechos y por formar parte de una actuación sistemática con características equiparables a lo estipulado en el derecho penal internacional, los asesinatos y desapariciones que en esos lugares perpetró la organización criminal de Los Zetas, podría establecerse la comisión de crímenes de lesa humanidad.
Lo anterior se documentó en la primera fase de un informe intitulado “En el desamparo. Los Zetas, el Estado, la sociedad y las víctimas de San Fernando, Tamaulipas (2010), y Allende, Coahuila (2011)”, coordinado por el investigador Sergio Aguayo, que en los últimos meses integró partes oficiales, investigaciones periodísticas y procesó datos estadísticos, con los que muestra que las tragedias referidas son apenas una parte de la espiral de violencia en que se vio inmerso el noreste mexicano durante el enfrentamiento del Cártel del Golfo y Los Zetas.

El mencionado informe es producto de un convenio de colaboración entre El Colegio de México y la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV), cuyo objetivo es investigar el trato y la reparación del daño proporcionado por el Estado mexicano en sus diferentes instituciones, a las masacres emblemáticas de esos años en Tamaulipas y Coahuila.
En síntesis, el documento concluye que “el Estado Mexicano no ha hecho su tarea” en tanto no visibiliza la problemática en sentido amplio, carece de eficiencia en la procuración de justicia y no sólo abandonó a las víctimas sino que inclusive, organismos como la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), las han hostilizado.

El proyecto fue desarrollado por los investigadores Delia Sánchez del Ángel, Manuel Pérez Aguirre y Jacobo Dayán Askenazi, que además contaron con un consejo asesor integrado por Mariclaire Acosta Urquidi, Rubén Aguilar Valenzuela, Javier Sicilia Zardain y Juan Villoro Ruiz…